Los colombianos que viven en Estados Unidos, 60 por ciento de los cuales son ciudadanos americanos, se sienten ignorados y quieren que las autoridades de Washington les presten atención, tal como lo hacen con la comunidad venezolana.

Tras las recientes visitas del presidente Donald Trump o de sus funcionarios al sur de la Florida, donde se concentra la mayor población de los colombianos en el país, activistas de esa comunidad afirman que no fueron incluidos en reuniones o eventos, a pesar de que Colombia es uno de los principales aliados de Estados Unidos a nivel internacional.

“La comunidad colombiana es la más importante en el sur de Florida, después de la cubana. Estimamos que en el estado de Florida hay 1 millón de colombianos, pero no ha habido reuniones en Miami para hablar de temas relevantes y de esas relaciones que hay entre EEUU y Colombia”, dijo a el Nuevo Herald el activista Fabio A. Andrade.

El activista detalló que el 10 por ciento de la población colombiana salió de su país, la mayoría emigró a Estados Unidos y la Florida es el mayor receptor del éxodo que hubo a finales de los años noventa.

En Florida reside el 31 por ciento de los colombianos, seguido por Nueva York, con 14 por ciento y Nueva Jersey, con 12 por ciento, de acuerdo con datos del Pew Research Center divulgados en 2019.

Para Andrade es importante que esa comunidad sea tomada en cuenta, no solo por las autoridades federales, sino también por las locales y los congresistas.

“No es una queja, queremos tener un acercamiento y hablar con los diferentes funcionarios de la administración y no solo a nivel federal, también a nivel condal. Nunca [el alcalde de Miami-Dade] Carlos Giménez ha llamado a los colombianos para hablar de un tema relacionado con esa comunidad. Nunca”, aseveró.

Y son varios los temas que los colombianos quieren hablar: corrupción y cómo personas acusadas de ese delito vienen y salen de Estados Unidos sin obstáculos; la “desnarcotización” de la relación entre ambos países y el temor de que Colombia se transforme en otra Venezuela.

“Nosotros aquí no entendemos cómo personas corruptas en Colombia, funcionarios públicos y empresarios que son judicializados y condenados en Colombia, entran y salen del país como si nada. El año pasado la Corte del Distrito 11 del estado de Florida le confiscó propiedades de cerca de $400 millones a las FARC en el estado. Queremos abrir el diálogo sobre ese tema”, dijo.

El analista político y ex diplomático Sergio Escobar comentó que la administración de Trump debería tomar en consideración a los colombianos en Florida porque, además de lo numerosos que son, cumplen con los impuestos y son muy activos política, científica, cultural y económicamente.

Los colombianos son la séptima población de origen hispano más grande que vive en Estados Unidos y desde 2000 han aumentado 148 por ciento al pasar de 502,000 a 1.2 millones en 2017, según el Pew Research Center.

Alrededor del 43 por ciento de los colombianos en EEUU han vivido aquí durante más de 20 años y el 60 por ciento son ciudadanos estadounidenses.

Mencionó que recientemente el secretario de Estado, Mike Pompeo, se reunió con los venezolanos en Miami porque “habían unos aspectos importantes que tratar. También era importante tener presente que Colombia es y seguirá siendo uno de los aliados estratégicos más importantes que tiene EEUU”.
“También pudo haber sacado tiempo para otras comunidades, entre ellas la colombiana, por sus enormes aportes y sacrificios que hoy por hoy hace por la crisis que vive Venezuela”, expresó Escobar a el Nuevo Herald.

Consideró que la comunidad colombiana “siente, de alguna manera, que solamente nos llaman y nos buscan cuando requieren votos y recursos para financiar campañas y eso no debería ser así”.

Andrade, a su vez, advirtió que los colombianos son “la comunidad durmiente” que en las elecciones estatales y condales de este año despertará y “vamos a dar un golpe”.

Escobar también dijo que uno los temas prioritarios que debe tratar el gobierno de EEUU con la comunidad colombiana en el sur de la Florida es la inclusión de la misma con el resto de la sociedad de Estados Unidos, porque hay un grado de discriminación más por origen que racial.

 “Y segundo, no hablar tanto de narcotráfico. Hablemos más de temas comerciales, empresariales, científicos y culturales. Es decir, desnarcotizar la relación entre Colombia y Estados Unidos”, dijo.

El activista Luis España manifestó que aunque Pompeo estuvo recientemente en Bogotá y participó en una conferencia sobre el combate al terrorismo, es necesario que haya un mayor acercamiento con los colombianos del sur de Florida.

“Tenemos una agenda que queremos exponer a la administración del presidente Donald Trump y es sobre el peligro de que Colombia se convierta en otra Venezuela y otra Cuba. Ver cómo nos pueden ayudar para contener esto”, dijo a el Nuevo Herald.

No hay comentarios

Agregar comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, Hispanopolis se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de Hispanopolis, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


FuenteEl Nuevo Herald
Artículo anteriorVive la experiencia cultural de Baja California
Artículo siguienteEl coronavirus es declarado una emergencia internacional
TijuaNotas.com es un medio periodístico ciudadano, creado y alimentado por ciudadanos e instituciones de la Sociedad Civil.Su objetivo es servir como medio ilustrativo de todo lo positivo que pasa, dejando el aspecto negativo para los otros medios.TijuaNotas.com es un espacio donde poder informarse, formarse, pensar, analizar y actuar informada e inteligentemente.