El gobierno de unos sobre otros y no de uno para todos.

Se demuestra que Trump se dedicó a castigar a neoyorquinos por proteger a inmigrantes y a castigar a demócratas en California y NY reduciendo las deducciones de intereses a hipotecas a niveles que prácticamente solo afectan a quienes viven en estos estados, donde las casas son mucho más caras que en el resto del país, por no haberse prestado a la persecución de migrantes que se encuentran en el limbo de la ilegalidad por las falsas promesas de Obama y la conveniencia de tenerlos en ese estado para pagarles menos, y abusarlos más.

Al igual que Trump, un presidente siempre vengándose, siempre en pleitos, siempre confrontando, siempre cobrándosela a quienes no lo apoyan 100% haciendo una burla de la democracia y las instituciones nacionales, Netanyahu cerrando periódicos, limitando instituciones, jugando con miedos en sociedades que deberían saber mejor.

Para Trump el “coco” que viene a comerse a los niños son los chinos malvados, así como para “Bibi” es Irán, un país tan peligroso en la realidad como lo era el Irak de Hussein, pero tan útil para ganar dinero y mantener a la población en miedo como en su momento lo fue aquel, hasta que lo destruyeron y hubo que buscar otro.

Trump se burla y castiga a neoyorquinos, californianos y sus enemigos.  Bibi demuestra con la Rafaeli -que no es likudista- que en Israel todos (menos él y sus amigos) pagan impuestos.  Bibi usa al ejército de “defensa” israelí para atacar a quienes osan demostrarse contra él. Trump envía al ejército federal a invadir las calles de Oregón como si fueran -o es? – una ciudad más del desierto árabe o una metrópoli bananera como las muchas que este ejército ha atacado y destruido en el pasado, pero que ahora además se usa dentro del territorio americano y cuyas víctimas no son latinoamericanos traicionados por sus gobiernos y ejércitos sino americanos traicionados por su presidente.

Un presidente de soldados sin identificación, con camionetas negras que se llevan a la gente porque quieren, imitando las tácticas de Marcelino García Barragán el asesino del  68 mexicano,-cuyo nieto regresa sin vergüenza, sin disculpas, sin remordimientos al gobierno de los ‘abrazos’; imitador  del Chile pinochetista, de la Cuba de Castro, de lo más despreciable de los gobiernos bananeros, nivel al que Trump ha logrado rebajar a los Estados Unidos donde ahora su ejército -igual y al mismo tiempo que el israelí  -lo cual no puede ser coincidencia-  se usan para defender a gobernados indeseables.

El populismo tiembla, la pregunta es ¿será como la primavera árabe que terminará en desastre para las democracias -los que defienden la libertad y libre albedrio dentro de un marco institucional donde se vale estar en descuerdo civilizado – como sucedió en Egipto, Siria, Libia, etc. o si en estos países el pueblo, los ciudadanos lograrán quitarse el lastre de estos mandatarios?

En tres meses sabremos

No hay comentarios

Agregar comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, Hispanopolis se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de Hispanopolis, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anterior¿Qué país?
Artículo siguienteEste 2020 no habrá Fiesta de la Vendimia