La economía estadounidense se contrajo un 3,5% en 2020, según el Departamento de Comercio el jueves, marcando la peor caída del producto interno bruto (PIB) desde 1946.

Estados Unidos creció a una tasa anualizada del 4% en el cuarto trimestre, pero eso no fue suficiente para que la economía más grande del mundo compensara el declive masivo durante el segundo trimestre debido a la pandemia de coronavirus.

Los datos del cuarto trimestre estuvieron en línea con las expectativas del mercado, mientras que la economía se expandió a un récord de 33,4% en el tercer trimestre luego de una contracción récord de 31,4% en el segundo trimestre.

“El aumento en el PIB del cuarto trimestre reflejó tanto la recuperación económica continua de las fuertes caídas a principios de año como el impacto continuo de la pandemia COVID-19, incluidas las nuevas restricciones y cierres que entraron en vigor en algunas áreas de EEUU”, dijo el Departamento.

Las solicitudes de desempleo caen ligeramente

El número de estadounidenses que presentaron solicitudes de desempleo por primera vez cayó en 67.000 desde la semana pasada a 847.000, dijo el jueves el Departamento de Trabajo.

Los analistas esperaban 875.000 para la semana que finalizaba el 23 de enero, mientras que el número de la semana anterior tuvo un alza de 14.000 solicitudes pasando de 900.000 a 914.000.

A pesar de la caída en los reclamos, todavía hay más de 10 millones de estadounidenses desempleados desde que la economía golpeada por la pandemia eliminó 22 millones de empleos en marzo y abril.

Sin embargo, para luchar contra el desempleo, el proyecto de ley de ayuda de USD 1.9 billones de dólares del presidente Joe Biden no ha conseguido hasta ahora el apoyo de los republicanos del Senado.

*Maria Paula Triviño contribuyó con la redacción de esta nota.