El gobernador de California, Gavin Newsom, y los líderes de la legislatura estatal anunciaron este miércoles que llegaron a un acuerdo para dar un estímulo económico de 600 dólares a los residentes del estado de bajos ingresos, incluyendo a miles de indocumentados que declaran impuestos.

El “Estímulo Golden State” hace parte de un paquete de recuperación económica de 9.600 millones de dólares para reactivar la economía del estado, muy golpeado por la pandemia de covid-19.

El acuerdo propuesto por Newsom dará un pago único de 600 dólares a los californianos de bajos ingresos.

Aproximadamente cuatro millones de trabajadores con ingresos anuales por debajo de 30.000 dólares, incluidos los trabajadores indocumentados que hayan declarado impuestos y ganen menos que el límite establecido.

El paquete también incluye 2.100 millones de dólares en subvenciones para pequeñas empresas y 100 millones en ayuda para estudiantes de colegios comunitarios que califiquen.

Además prevé un nuevo programa de 24 millones de dólares para alojar a trabajadores agrícolas y de procesamiento de alimentos en hoteles si contraen el coronavirus y no tienen un lugar donde aislarse.

“Mientras continuamos luchando contra la pandemia y recuperándonos, estoy agradecido por la asociación con la Legislatura para brindar ayuda y apoyo urgente a las familias y pequeñas empresas de California donde más se necesita”, dijo Newsom en un comunicado.

“Estas acciones son fundamentales para millones de californianos que encarnan la resistencia del espíritu de California”, agregó.

Está previsto que un comité legislativo de presupuesto escuche los proyectos tan pronto como este jueves, con votaciones posibles para el lunes.

La presidenta pro tempore del Senado estatal, Toni Atkins, resaltó en un comunicado que “este acuerdo se basa en la propuesta del gobernador Newsom y, de muchas maneras, la mejora para que podamos brindar el tipo de ayuda de emergencia inmediata que las familias y las pequeñas empresas necesitan desesperadamente en este momento”.

El estímulo estatal se sumaría a los pagos directos de hasta 1.400 dólares por persona que han sido propuestos por los demócratas en Congreso federal, y que aún se discuten.