, una de las voces más destacadas de la bossa nova, murió a los 83 años. La artista será recordada por el clásico “La chica de Ipanema”. Astrud Evangelina Weinert, su verdadero nombre, nació en Salvador de Bahía, el 29 de marzo de 1940, de madre brasileña y padre alemán, por lo que decidieron llamarla como una diosa de Alemania.

La música estuvo presente desde muy chica. Su madre tocaba diversos instrumentos y su padre era profesor de idiomas. Además del portugués y español, el francés, italiano, inglés o el japonés. A los 19 años se casó con el guitarrista Joao Gilberto, del que tomaría el apellido y al que acompañó en diversas actuaciones, entre ellas a un concierto en la Facultad de Arquitectura de Río de Janeiro.

En 1963, durante una grabación de su marido en Nueva York, conoció al saxofonista Stan Getz, quien buscaba una voz para el tema en inglés “La chica de Ipanema”. El éxito fue absoluto y Astrud Gilberto -que no era aún cantante profesional-, su encanto natural y su voz susurrante con esa canción, incluida en el disco Getz/Gilberto (1964), harían triunfar el ritmo brasileño en Estados Unidos.

Desde muy joven se convirtió en parte de la leyenda de la bossa nova con una canción que reunió a Stan Getz con Antonio Carlos Jobim y otro de los padres del género, Joao Gilberto.

El tema había sido originalmente grabado en 1962 con letra de Vinícius de Moraes y música de Jobim. Según recordó la agencia EFE, “La chica de Ipanema” ganó cuatro premios Grammy, estuvo casi cien semanas en las listas de álbumes de Billboard y fue elegida para la banda sonora de numerosas películas y programas de televisión, incluidos “Los Simpson”.

Como dato curioso, el nombre de Astrud Gilberto no apareció en los créditos del LP original y apenas recibió dinero por una canción que gracias a ella se hizo tan popular. “Fue la verdadera chica que llevó la bossa nova de Ipanema al mundo. Fue la pionera y la mejor. A los 22 años dio voz a la versión en inglés de ‘Garota de Ipanema' y ganó fama internacional”, recordó su nieta Sofía al anunciar en Instagram la muerte de su abuela.

Astrud también puso su voz a otro de los temas destacados del álbum Getz/Gilberto, “Corcovado”, y esas apariciones fueron el comienzo de su carrera en solitario, inaugurada al año siguiente cuando grabó un disco con Getz. La cantante se divorció de Joao, padre de su único hijo, Marcelo, en 1964, y ese año realizó una gira por Estados Unidos con Getz, con el que se dijo que mantuvo una relación.

A lo largo de su carrera grabó varios discos en solitario como The shadow of your smile, Look to the rainbowBeach Samba, A certain smile, a certain sadness, Windy y I haven´t got anything better to do. También colaboró con otros artistas, como cuando George Michael la eligió en 1996 para colaborar en su disco Red Hot + Rio.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí