Existen versiones de que el nombre de América, adjudicado al continente descubierto por Cristóbal Colón, se debe al navegante italiano Américo Vespucci, pero el tiempo ha dado la oportunidad de conocer otra versión: Améric o Amérricua es el nombre de una región situada entre Juigalpa y Libertad, provincia de Chontales, en Nicaragua. La voz Améric es aborigen y se cree que el error al adjudicarle a Vespucci el honor de llevar el continente su nombre, se debió a que en el cuarto viaje de Colón al Nuevo Mundo, llegó al río grande de Matagalpa, que nace en las montañas de Améric, donde abundaba el oro. Cuando los españoles preguntaban insistentemente dónde se hallaba el oro, los nativos contestaban améric o amérricua, y así fue como originalmente se llamó la parte sur del continente. Vespucci, cuyo nombre con el que fue bautizado en Santa María dei Fiore, en Florencia, Italia, fue Albericus (no Américo). Tenía como profesión la de dibujante cosmógrafo al servicio del navegante Juan de la Cosa. Cuando las cartas geográficas llegaron a Europa consignando el nombre de Amérricua para su publicación, el librero de Saint Dié, en los Vosgos, fue el primero que utilizó esa palabra para referirse al nuevo continente, creyendo y divulgando que se trataba del nombre de Vespucci. Con ese error adulteró el nombre del cosmógrafo llamándolo Américo, acción que sin duda no causó ninguna molestia a Vespucci.

OlmecasFigurasHumanas1
Olmecas. Esculturas.

 

Antes de la llegada de los europeos a tierras de América, habían florecido en Mesoamérica, América del Sur y las Antillas, muchas culturas que dejaron muestras imborrables a lo largo de la historia. De las más antiguas podemos contar, además de la cultura arcaica del Valle de México que floreció del 1500 al 1000 A.C., las que se ubicaron al sur del Golfo de México hace tres mil años, como la de los olmecas
asentados en Veracruz (área de Tres Zapotes) y Tabasco (área de La Venta). Los olmecas, además de sus colosales obras escultóricas, altares megalíticos y esculturas de figuras humanas, supieron trabajar con delicadeza el jade.

Monte Albán
Monte Albán

Otra gran civilización la formaron los zapotecas, quienes fundaron Monte Albán con templos y pirámides del año 600 al 200 A.C. Desde el año 300 hasta los inicios de la Era Cristiana, Teotihuacan se convirtió en un centro religioso de gran magnitud, obteniendo su esplendor del año 300 al 650 de nuestra Era. A pocos kilómetros de la ciudad de México se pueden admirar todavía los templos de Quetzalcóatl y las pirámides del Sol y la Luna.

De época menos lejana trascendieron las culturas de la zona andina como la Mochica, la Nasca y la Chimu, que se ubicaron en la costa norte del antiguo Perú. Tuvieron grandes logros en el trabajo con metales, cerámica y arquitectura. La cultura de Tiahuanaco (1100-1300) fue fundada por los aimares, quienes dejaron ejemplo de su adelantada civilización en las ruinas que aún podemos admirar. Fueron sometidos por los incas en el siglo XV.

Machu Pichu
Machu Pichu

Los incas se habían convertido ya en un poderoso imperio en el siglo XII que llegó a extenderse por la zona andina del sur de Colombia hasta el norte de Argentina y Chile. Surgieron de los quechuas, procedentes de la región de Los Andes de Perú y Bolivia, llegando a su apogeo entre 1438 y 1470. El Valle Sagrado de los incas se extiende desde Cuzco, considerada la capital arquitectónica de América del Sur, hasta la fortaleza inca y centro religioso llamado Machu Pichu, descrita como la más espectacular de todas las zonas arqueológicas de Perú. La llegada del conquistador español Francisco Pizarro dio fin a esta extraordinaria cultura.

Otros pueblos que dejaron su herencia en América del Sur y las Antillas son los chibchas o muiscas, excelentes orfebres y constructores, creadores del centro urbano de Bacatá en Colombia. De esta región son también los guajiros, los quimbayas y los caribes. Esta última tribu, que se caracterizó por su gusto por la antropofagia, se dispersó por Brasil y por las islas de Haití y Puerto Rico. Los arawacos también poblaron aquellas zonas además de Venezuela.

Cabeza reducida
Cabeza reducida

En Ecuador se asentaron los quitus, zaparios y los jíbaros, indios del alto Amazonas oriundos de los caribeños y a quienes se les conoce por su habilidad para reducir cabezas humanas. En el tallado de la piedra se hicieron expertos los guanajatabeyes y los siboneyes, naturales de la isla de Cuba.

No hay comentarios

Agregar comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, Hispanopolis se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de Hispanopolis, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorReceta para lograr resoluciones triunfantes
Artículo siguienteCada moneda tiene dos lados, y ambos, son parte de la misma fortuna
Kalóniko (Lupita Garnica) Durante más de cuatro décadas fue la asistente personal del periodista mundialmente conocido Jacobo Zabludovsky. En ese tiempo aprendió la mecánica del periodismo, misma que aplicó a su afición preferida: investigación de la historia de la indumentaria. En Televisa creó y dirigió una serie de cápsulas acerca de la historia del traje, transmitida tanto en Televisa como Galavisión con cobertura internacional. Produjo un videocasete sobre la historia del traje con tres horas y media de duración. En prensa publicó artículos acerca de la historia del traje ilustrados con diseños suyos en los diarios Novedades, Ovaciones, El Heraldo de México, Summa y colaboró en el periódico Reforma con una columna semanal que también fue subida a Internet con el título de Moda y Vanidad, durante más de diez años. Sus artículos fueron solicitados en las revistas: Varón, Vogue, Hombre Saludable, Voices of México (en inglés), la revista Carolina y la revista española Dunia. Ha editado en México el libro “La historia del traje“ con Editorial Diana, ahora de Planeta, y en España “Caprichos de la moda“ con la Fundación Hispano-Mexicana Castilnovo, Madrid 2011. Libros inéditos: “Trajes típicos de las Américas“, “Diccionario del vestuario“ y “Así te ven, así te tratan“. Actualmente vive en Benidorm (Alicante) España y es coautora del blog: www.kaloniko-nykur.blogspot.com Diseñadora de modas, de todos sus dibujos y de las portadas de cuatro libros y un disco LP.