La gratitud es más que un simple agradecimiento, mejora la calidad de la vida, estimula la felicidad y crea mejores lazos emocionales, realmente es un ingrediente necesario para vivir.

Para sentirse mejor y recuperar la alegría que se te ha perdido existe una solución efectiva. Es un método sencillo, barato, práctico y que garantiza excelentes resultados. Escribe una carta de gratitud. No la tienes que publicar, ni compartir, es un regalo solo para ti.

Esta carta, te va ayudar a sentirte mejor, con más energía y para recuperar la felicidad que has olvidado. Los resultados están completamente garantizados, escribir una carta de gratitud, expresar sentimientos positivos y reconocer los regalos que la vida ha otorgado, crea un sentimiento de bienestar que incrementa inmediatamente la energía positiva y genera un ambiente emocionalmente nutritivo.

Es curioso que a pesar de que esta propuesta es conocida y está comprobado que, si funciona, la gente no la toma muy en serio. La gratitud se tiene que expresar, de lo contrario y no se reconoce deja de ser gratitud… y se convierte en una buena intención, sin resultado, ni propósito. Si tienes algo que agradecer, EXPRESALO, compártelo y haz lo público, es bueno para ti y para el mundo.

La Gratitud es el mejor antídoto para combatir los sentimientos negativos, neutraliza la envida y la hostilidad, baja las preocupaciones y quita el mal humor. Algunos definen a la gratitud como como el sentimiento de asombro, agradecimiento y aprecio por la vida.

Dar las gracias parece un acto simple, que demuestra educación y humildad. Es una acción, enriquece tanto a la persona que la da, como a la persona que la recibe. Sin embargo, muchas veces dar las gracias y hacer sentir bien a las personas no es ni tan fácil ni tan común como debería de ser.

Cuando escribes una carta de gratitud estás haciendo una examinación detallada, la cual, te recuerda el placer de tener las relaciones con la gente que quieres, las oportunidades y hasta las cosas que tienes y puedes disfrutar. En este escrito, puedes describir experiencias que te han marcado, los sueños que quisieras vivir y cualquier otro sentimiento que evoque felicidad en ti.

A medida que puedes recordar eventos y situaciones que te provoquen alegría, que te traigan gratos recuerdos, tu conexión con la realidad y con el mundo será más positiva. Por lo tanto, tendrás mejores oportunidades para encontrar la satisfacción que el alma busca para ser feliz.

Una carta de gratitud, fortalece las relaciones con todas las personas que se rodea, además, acentúa las acciones positivas y forma un reflejo que logra crear el cambio que la percepción ocupa para tener una visualización más optimista del mundo.

Expresa sinceramente tu gratitud y trata de tener una rutina de hacerlo. Entre más razones tengas para agradecer, mayores serán las posibilidades para que tú seas feliz.

La receta

Gratitud

  • 2 manojos de reconocimiento- apreciar lo afortunado que uno es por tener lo que tiene
  • 7 ramitas de acciones positivas- actitudes que expresan bondad y generosidad
  • 1 taza de humildad- capacidad para poder aceptar la bondad
  • 1 cucharadita cariño –ver por los demás con atención y afecto
  • 1 pizca de fe – confianza en que las cosas suceden por una buena razón

RECOMENDACIÓN DEL CHEF
La gratitud es mucho más que dar las gracias, es la acción que te conecta con el presente y te hace apreciar lo que tienes, en el aquí y ahora, sin pedir más. Regalarte unos minutos y escribe una carta de gratitud. Expresa gratitud a las personas que quieres, a las que conoces o a con las que trabajas. Reconoce lo que tienes y aprecia lo que te ha llegado.

MODO DE PREPARACIÓN

  1. La Gratitud mejora el sentimiento personal y sube la autoestima personal. Cuando uno puede reconocer los logros que ha tenido, así como lo que otros han hecho por uno, automáticamente surge un sentimiento de satisfacción y optimismo que mejoran la percepción de uno mismo.
  2. Vivir agradecido genera un bienestar que se multiplica. Tener una actitud positiva para la gratitud, motiva a cuidar y ayudar a los demás. Genera actos de grandeza que a su vez crean reciprocidad multiplicada. Un acto que gratifica conlleva a mejorar la calidad de vida de todos los involucrados.
  3. La gratitud inhibe la envida, diluye el pesimismo y erradica la competencia. Tener un corazón que sabe agradecer, convierte a la persona en un ser positivo, apreciado y por lo tanto trae mejores oportunidades para vivir mejor.

La gratitud es una acción que se cultiva todos los días, se tiene que ofrecer aun en los momentos que uno piensa que no tiene razones que agradecer.