La empresa italiana Piaggio & Co. SpA, fundada en 1882, se encargaba de fabricar tranvías, camiones de carga, autobuses, motores, y al inicio de la I Guerra Mundial, aviones e hidroaviones. Tras la II Guerra Mundial, el heredero Enrico Piaggio decidió introducir al mercado un transporte para dos personas que fuera barato y fácil de manejar.
En 1946 se creó el primer prototipo, mp5, conocido, fue rediseñado por Corradino D’Ascanio, quien colocó el motor sobre la rueda trasera, y la rueda delantera en una extensión que emula el tren de aterrizaje de un avión, y así surgió el mp6. Por su forma, se la asoció con una avispa y de ahí su apodo: Vespa.
La patente del diseño se obtuvo el 23 de abril de 1946, e incluye el guardafangos, la parte delantera que cubre el segmento inferior del cuerpo del piloto, la palanca de cambios en el manillar, y una cubierta del motor que evita que quien la conduzca se ensucie con la cadena de transmisión.
La Vespa se hizo popular a partir de la película Vacanze romane —La princesa que quería vivir— (1953), en la que Audrey Hepburn y Gregory Peck recorren las calles de Roma en una Vespa. Desde entonces, la Vespa se convirtió en un símbolo del estilo de vida italiano, de la libertad y el cambio social.
Hasta el día de hoy, Piaggio & Co. SpA ha fabricado más de 140 modelos, entre ellos GTS, GTV, LX, LXV, Sport y Supersport. El más vendido y exitoso es el Vintage Original (1977).
Precios en línea 2012: Vespa lx504v 2012, 3,399 dólares; Vespa GTS 300; Super Sport SE, 6,399 dólares.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículo anteriorTemas curiosos # 21
Artículo siguiente¿El divorcio será la mejor solución a mis problemas?
Somos un nuevo concepto cultural, llevamos 15 años en el mercado, logrando que la cultura y la lectura sean vistas de manera entretenida, con más lectores en México. La intención de la revista es hacer de cada encuentro con el lector, una reunión de opiniones, notas y datos gratos y placenteros; hacer pasar momentos alegres, divertidos y llenos de, sí, ¡Algarabía!