VANIDAD

Una de las cosas que hace feliz al ser humano es su arreglo personal. Así, descubrimos que los hombres del México prehispánico tenían por hábito afeitarse la cara y para ello utilizaban navajas de obsidiana. La vanidad de las mujeres era satisfecha con espejos elaborados con piedra pulida. Entre los varones se usaba el tatuaje y pintura del cuerpo con alquitrán, mientras que las mujeres ennegrecían el cabello con semillas del fruto del mamey y, como una curiosidad más: se pintaban las uñas. Los hombres lucían pectorales y las mujeres collares de barro cocido, madera, hueso, concha, jade, amatista, ámbar, cristal de roca, azabache, pirita u oro, de acuerdo a su condición social.

SIN PALABRAS

El color, las texturas de telas, la posición de peinetas o alfileres, y la de los lunares, al igual que  la ubicación de anillos, etc., comunican sin palabras lo que se quiere expresar y así, como algo curioso, le  diré que las europeas del Siglo XVIII daban un cierto significado a los lunares, según su colocación, pero le  aclaro que tales lunares eran hechos con tela y les llamaron “moscas”.  Las ardientes se lo ponían en el rabo del ojo, las inquietas en un hoyuelo de la mejilla, las recatadas en la barba, las deseosas de un beso en la comisura de los labios, las que se consideraban superiores lo colocaban en la frente y por supuesto también existieron los lunares “encubridores”, es decir, los que disimulaban algún granillo indiscreto pero que obviamente desconcertaban a los galanes, pues podían llevarse una sonora bofetada si no adivinaban que la dama en cuestión quería un beso o solo ocultaba el grano en la comisura de su labio.

No hay comentarios

Agregar comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, Hispanopolis se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de Hispanopolis, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorMichoacán, Jalisco y Guanajuato, los estados que más recibieron remesas en 2017
Artículo siguientePresentan Disco “Alas Migrantes” En Parque Binacional
Kalóniko (Lupita Garnica) Durante más de cuatro décadas fue la asistente personal del periodista mundialmente conocido Jacobo Zabludovsky. En ese tiempo aprendió la mecánica del periodismo, misma que aplicó a su afición preferida: investigación de la historia de la indumentaria. En Televisa creó y dirigió una serie de cápsulas acerca de la historia del traje, transmitida tanto en Televisa como Galavisión con cobertura internacional. Produjo un videocasete sobre la historia del traje con tres horas y media de duración. En prensa publicó artículos acerca de la historia del traje ilustrados con diseños suyos en los diarios Novedades, Ovaciones, El Heraldo de México, Summa y colaboró en el periódico Reforma con una columna semanal que también fue subida a Internet con el título de Moda y Vanidad, durante más de diez años. Sus artículos fueron solicitados en las revistas: Varón, Vogue, Hombre Saludable, Voices of México (en inglés), la revista Carolina y la revista española Dunia. Ha editado en México el libro “La historia del traje“ con Editorial Diana, ahora de Planeta, y en España “Caprichos de la moda“ con la Fundación Hispano-Mexicana Castilnovo, Madrid 2011. Libros inéditos: “Trajes típicos de las Américas“, “Diccionario del vestuario“ y “Así te ven, así te tratan“. Actualmente vive en Benidorm (Alicante) España y es coautora del blog: www.kaloniko-nykur.blogspot.com Diseñadora de modas, de todos sus dibujos y de las portadas de cuatro libros y un disco LP.