La Suprema Corte de Estados Unidos propinó este jueves un duro revés al presidente Donald Trump, al dictaminar que su Gobierno no presentó una explicación adecuada de su plan de incluir una polémica pregunta sobre ciudadanía en el censo de 2020 por lo que bloqueó su inclusión.

En una decisión por 5-4, en la que el presidente de la corte, John Roberts, se sumó a los cuatro magistrados liberales en la mayoría, la Corte mantuvo partes de un dictamen de un juez federal que prohibió la pregunta, en un triunfo para un grupo de estados -incluido Nueva York- y organizaciones de derechos de los inmigrantes, que plantearon un desafío al plan.

Los contrarios a la pregunta la consideran un plan de los republicanos para asustar a los inmigrantes y evitar que participen en el recuento de la población del país, que se hace cada diez años. El Gobierno argumentó que la pregunta es necesaria para cumplir con la ley de derecho de voto.

Roberts, quien escribió en nombre de la mayoría, indicó que, de acuerdo con la Ley de Procedimiento Administrativo, el Gobierno tiene que ofrecer una explicación razonada de sus acciones.

“Aceptar razones forzadas frustraría el propósito de la iniciativa”, escribió Roberts, quien indicó que la explicación presentada por el Gobierno se trató “más bien de una distracción”.

El Gobierno apeló a la Corte después de que tribunales inferiores bloquearon la inclusión de la pregunta en el censo que, según los críticos, asustaría a los hogares de inmigrantes ante la posibilidad de que la información sea compartida con las fuerzas de orden público, lo que les restaría del proceso.

El censo, requerido por la Constitución, es usado para repartir los escaños de la Cámara de Representantes y distribuir con unos 800 mil millones de dólares en fondos federales.

El intento de incluir la pregunta sobre ciudadanía busca generar un recuento deliberadamente bajo en áreas con grandes poblaciones de inmigrantes y latinos, lo que afectaría a zonas con inclinación demócrata y beneficiaría a los republicanos y a blancos no hispanos, según sus detractores.