Fue el padre de la patria John Adams quien sugirió por primera vez que los estadounidenses deberían organizar una fiesta anual, un “gran festival de aniversario”, para celebrar la independencia de la nación de manos de la corona inglesa.

En una carta del 3 de julio de 1776 a su amada esposa Abigail, el segundo presidente de Estados Unidos escribió: “Debería ser solemne con pompa y desfile, con espectáculos, juegos, deportes, armas, campanas, hogueras e iluminaciones, desde un extremo de este continente al otro, de ahora en adelante para siempre “.

“Si se pudiera traer en vida a John Adams, él estaría muy contento de ver que la nación aún celebra este evento que pensó que debía ser conmemorado para siempre”, dice Mary Beth Norton, profesora de Historia recientemente jubilada en la Universidad de Cornell y autora del próximo libro, 1774: Año de la revolución. “Aunque no lo están haciendo el día que él pensó que lo harían”, agregó Norton.

 

Adams pensó que la independencia de la nación debía celebrarse el 2 de julio, la fecha en que el Congreso Continental, el cuerpo de delegados que gobernó las colonias estadounidenses, votó en realidad por la independencia de Inglaterra.

La Declaración de Independencia, el documento fundador de la nación, fue fechada el 4 de julio de 1776. Sin embargo, el documento no se firmó hasta el 2 de agosto. Cincuenta y seis delegados finalmente firmaron, aunque no todos a la vez y no todos el 2 de agosto.

“La gente entraba y salía, y cuando tuvieron la oportunidad, vinieron y la firmaron”, dice Norton. “Pero no hubo un momento … de todos ellos esperando a firmar una declaración”.

La Declaración de Independencia dice que todos los hombres son creados iguales y que tienen derecho a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad.

Los padres de la patria consideraron que la educación de las mujeres era fundamental para el futuro de la incipiente república e insistieron en que las mujeres, así como los hombres, fueran educados después de la Revolución.

“Básicamente dijeron: Necesitamos a todos los ciudadanos de la República, incluidas las mujeres, ‘aunque no pudieron votar en ese momento y no iban a votar por más de 100 años, necesitamos que sean participantes activos en la nación. Necesitan conocer la historia nacional porque necesitan enseñar a sus hijos'”, dice Norton.

Hoy en día, la forma en que los estadounidenses celebran el 4 de julio difieren. Muchos serán anfitriones o asistirán a asados al aire libre. Los tres alimentos más populares que se consumirán son hamburguesas, carnes a la brasa y perros calientes, según una encuesta reciente realizada por TopCashBack.com.

Asistir a una celebración de fuegos artificiales también ocupa un lugar alto en las listas de muchas personas.

Hagan lo que hagan, el 86 por ciento de los estadounidenses dicen que planean celebrar activamente el Día de la Independencia.

Jim Grossman, director ejecutivo de la Asociación Histórica de Estados Unidos, dijo que cree que el entusiasmo generalizado por las vacaciones se debe al hecho de que el Día de la Independencia honra a todos los estadounidenses.

“Es celebrar las instituciones democráticas, los principios de libertad, los principios de igualdad”, dice. “Todos podemos apoyar eso. No es una sola religión. No es un solo grupo. Honra a todos los estadounidenses por su participación en la cultura cívica, comenzando con un grupo de estadounidenses que se reunieron para declarar que la nación es independiente basándose en un conjunto de principios que son muy admirables”.

Frederick Douglass, un reformador social y escritor que escapó de la esclavitud en Maryland, pronunció uno de los discursos más memorables del 4 de Julio. Destacó la hipocresía de los ideales de libertad en un país donde los esclavos permanecían en cautiverio. Hablando en una celebración del Día de la Independencia el 5 de julio de 1852, Douglass preguntó: “¿Qué es para el esclavo el 4 de Julio?”.

“Básicamente dice: Sí, esto se trata de libertad y eso no nos concierne en este país”, dice Grossman, y agrega que Douglass apuntó a “la distancia entre los principios enunciados en los documentos de fundación de Estados Unidos y las formas en que la política estadounidense y el orden social se habían desarrollado desde la década de 1770”.

Norton cree que los estadounidenses deberían tomarse el tiempo este 4 de Julio para reflexionar sobre su papel para garantizar que Estados Unidos siga siendo una república basados en la idea de que las personas pueden gobernarse a sí mismas.

“Para mí, es un día para reflexionar sobre las responsabilidades de todos hacia la nación, que va mucho más allá de las responsabilidades de los militares hacia la nación”, dice Norton.

“Creo que es responsabilidad mutua de todos mantener la república … esto era algo que preocupaba mucho a Adams y a los otros líderes de la revolución. Conocían la historia de la república romana y cómo se había convertido en una dictadura”.