Los consumidores estadounidenses deben esperar un impacto directo de la más reciente ronda de aranceles del presidente Donald Trump a las importaciones chinas.

El viernes, antes de partir a la residencia presidencial campestre de Camp David, en Maryland, para pasar el fin de semana, el mandatario dijo a periodistas que no tenía intención de retirar los impuestos a las importaciones, que están supuestos a entrar en vigencia el domingo.

EE.UU: Agencia comercial reafirma alza de aranceles a bienes chinos

Los estadounidenses se libraron en gran medida de los precios más altos en las rondas anteriores de sanciones comerciales, pero no esta vez. Los aranceles del 15% a importaciones chinas por valor de 112.000 millones de dólares se aplicarán a artículos que van desde relojes inteligentes y televisores hasta zapatos, pañales, artículos deportivos y carne y productos lácteos.

Por primera vez desde que Trump lanzó su guerra comercial, los hogares estadounidenses enfrentan aumentos de precios. Muchas compañías estadounidenses dijeron que se verían obligadas a transmitir a los clientes los precios más altos que tenían que pagar por las importaciones chinas.

A pesar del inminente dolor para el bolsillo de los estadounidenses, Trump trató de enmarcar los aranceles para poner a Estados Unidos “en una posición negociadora increíble” con Beijing. “Solo va a empeorar para China”, dijo.

Durante más de un año, las dos economías más grandes del mundo han estado envueltas en un duelo de alto riesgo marcado por las crecientes sanciones de Trump a los productos chinos y los aranceles de represalia de Beijing.

Trump defiende estilo de negociar con China

Las dos partes han mantenido conversaciones periódicas que parecen haber alcanzado pocos progresos a pesar de vislumbres de posibles avances. Mientras tanto, han impuesto aranceles a miles de millones de productos de los demás en una disputa sobre lo que los analistas dicen que es la táctica depredadora de Beijing en su intento de convertirse en la superpotencia suprema de alta tecnología.”Vamos a ganar la pelea”, afirmó Trump.

Hasta ahora, los consumidores estadounidenses se habían librado de lo peor: la administración Trump había dejado la mayoría de los artículos para el hogar fuera de su lista de tarifas (valorados en $ 250 mil millones en productos chinos hasta ahora) y, en cambio, apuntó a productos industriales.

Según el nuevo arancel de aranceles, el 69% de los bienes de consumo que los estadounidenses compran a China enfrentaban sus impuestos a la importación, en comparación con el 29% actual.

También se establecerán aranceles más altos para otro lote de productos chinos, con un valor de 160.000 millones de dólares, el 15 de diciembre. Para entonces, aproximadamente el 99% de los bienes de consumo hechos en China importados a los Estados Unidos estarán sujetos a impuestos, según los cálculos de Chad Bown, del Instituto Peterson de Economía Internacional.

Fed rechaza llamado a negar reducción de tasas propuesta por Trump

En general, la guerra comercial de Trump habrá elevado el arancel promedio a las importaciones chinas de 3.1% en 2017, antes de que comenzaran las hostilidades, a 24.3%.

“La conclusión es que, por primera vez, es probable que la guerra comercial de Trump aumente directamente los precios de muchos artículos del presupuesto familiar como ropa, zapatos, juguetes y productos electrónicos de consumo”, escribió Bown en un informe.

Trump declaró que las guerras comerciales son “fáciles de ganar”. Pero durante meses, afirmó falsamente que China misma pagó los aranceles y que dejaron a los estadounidenses ilesos. De hecho, los importadores estadounidenses pagan los aranceles. Deben tomar una decisión de alto riesgo: absorber los costos más altos ellos mismos y aceptar ganancias más bajas o transferir sus costos más altos a sus clientes y arriesgarse a perder negocios.

Esto se ha convertido en una decisión cada vez más difícil.

Después de años de inflación ultra baja, los consumidores se han vuelto más resistentes a los aumentos de precios, especialmente cuando pueden comparar fácilmente los precios en línea de productos para el hogar y elegir las opciones de precios más bajos. Por esa razón, muchos minoristas pueden optar por no imponer el costo de las tarifas más altas a sus clientes.

Los mayores costos a los que se enfrentan los importadores estadounidenses podrían compensarse en cierta medida por la disminución del valor de la moneda de China, que tiene el efecto de hacer que los productos de China sean algo menos costosos en los Estados Unidos.

Aún así, los precios de ciertos bienes costarán más a los estadounidenses. Trump lo reconoció tácitamente hace unas semanas al anunciar un retraso en sus aranceles más altos sobre las importaciones de 160.000 millones de dólares hasta el 15 de diciembre, para evitar que expriman a los compradores navideños.

Trump sobre General Motors: “¿Deberían empezar a regresar a EE.UU.?”

Sin embargo, incluso antes de los aranceles de diciembre, el 52% de los zapatos y el 87% de los textiles y la ropa importados de China se verían afectados por los aranceles de Trump, según Bown de Peterson. Y ni siquiera contando el aumento, del 10% al 15%, que Trump anunció para sus nuevos aranceles hace una semana, J.P.Morgan había estimado que sus impuestos a la importación costarían al hogar promedio aproximadamente $ 1,000 al año.

“La historia de que los artículos de navidades tuvieron un respiro es una noticia falsa”, dijo Stephen Lamar, de la American Apparel and Footwear Association. En general, los aranceles del 15% de septiembre y diciembre obligarán a los estadounidenses a pagar 4.000 millones de dólares adicionales al año por zapatos y botas, según un grupo comercial de calzado.

Los minoristas, comprometidos en una batalla por la supervivencia con Amazon y otros rivales del comercio electrónico, se prepararon para lo peor.

Macy’s alarmó cuando reportó ganancias en agosto. En mayo, Trump aumentó los aranceles por separado de 250.000 millones de dólares en productos chinos del 10% al 25%. En respuesta, Macy’s intentó aumentar los precios de algunos artículos en la lista de éxitos: equipaje, artículos para el hogar, muebles. Pero según el CEO Jeff Gennette, los clientes no lo aceptaron.

Algunos minoristas intentaban obligar a sus proveedores a aceptar los costos más altos para que no tuvieran que subir los precios a los compradores. Target confirmó a The Associated Press que advirtió a los proveedores que no aceptarían aumentos de costos derivados de las tarifas de China. Algunos pequeños minoristas eran aún más vulnerables.

“Cualquier aumento de costos nos pone en un lugar difícil”, dijo Jennifer Lee, cuya familia es dueña de la tienda de zapatos Footprint en San Francisco. “Hace que sea difícil para los dueños de negocios porque tendremos que enfrentar nuestros márgenes, pero también será difícil para nosotros transmitirlo a nuestros compradores”.

Albert Chow, propietario de Great Wall Hardware en San Francisco, dijo que ya aumentó los precios de algunos productos fabricados en China porque una ronda anterior de aranceles llevó a sus proveedores a aumentar los precios del 10% al 20%.

“Trataré de mantener los precios bajos todo el tiempo que pueda”, dijo Chow. “Pero en algún momento, cuando las tarifas son demasiado altas, tenemos que aumentar los precios y luego se reduce al usuario final: el cliente”.

Lo que es frustrante para los minoristas es que si no fuera por esto, los consumidores podrían estar sintiéndose exuberantes en estas fiestas. Para la mayoría de los estadounidenses, sus trabajos son seguros y sus salarios están aumentando. El desempleo está cerca de un mínimo de medio siglo.

Sin embargo, la economía misma parece cada vez más frágil. El crecimiento se está desacelerando a medida que la economía global se debilita. Y el enfoque mercurial de la política comercial de Trump: de imponer, retrasar y reimponer los impuestos a la importación a través de un tuit, hace que sea casi imposible para las empresas decidir sobre proveedores, sitios de fábrica y nuevos mercados. Por lo tanto, retrasan las inversiones y tensan aún más la economía.