Ubicado a poco más de dos horas de Ensenada, Baja California, la región agroturística de San Quintín es todo un oasis de tranquilidad y contrastes naturales únicos. Mar, valle, desierto, bahía, montaña y playas son los elementos que componen la mágica experiencia natural del sur de Baja California.

San Quintín es para un roadtrip de aventura con amigos, para una escapada con la pareja o para un instante de relajación y encuentro con uno mismo, por ello, a continuación te compartimos algunas actividades que no te debes perder durante tu aventura por San Quintín.

Tour entre gigantes

 Si tu curiosidad va por las caminatas y los sitios naturales abiertos, te sugerimos sumergirte en el Valle de los Cirios, un área natural declarada Patrimonio de la Humanidad en 2004 por la Unesco y ubicada en el desierto central de Baja California. Con escenarios desérticos y de matorral, tus apacibles caminatas se acompañarán de abundantes piedras de granito para escalar, y un verdadero santuario de cardones gigantes y cirios de más de 15 metros de altura. Aquí puedes hacer camping y observación sideral durante la noche, también se recomiendan los recorridos en bicicleta y descensos de rappel con alguno de los tour operadores certificados.

Trip de 3000 años de antigüedad

 A 182 kilómetros al Sur de San Quintín por la carretera federal 1 (conocida como Transpeninsular), se encuentra un digno espectáculo de las culturas antiguas que incluye pinturas rupestres con más de 3 mil años de vida, este lugar se le conoce como Cataviña, o Santa Inés.

En medio del desierto se esconde un túnel de 3 metros de largo, bajo una colosal roca colgante y un techo semiesférico, dentro se encuentran pinturas con figuras geométricas, soles y círculos concéntricos. Aunque son pinturas sencillas, expertos las han comparado con pinturas rupestres europeas debido a la técnica y pigmento.

Escenario de película

 A 40 kilómetros al sur de San Quintín se encuentra “La Lobera”, uno de los atractivos naturales más imponentes de toda la península de Baja California. Se podría decir que este cráter de 15 metros de profundidad y  30 metros de diámetro, es una playa privada donde sólo pueden entrar los lobos marinos.

Desde las alturas de este cráter se puede observar el hábitat natural de estos mamíferos, además de escuchar el sonido del mar golpeando fuertemente en los acantilados que están en la periferia del lugar. De un lado observarás los volcanes de San Quintín y del otro el Océano Pacífico, sin lugar a dudas un lugar mágico no sólo de Baja California, sino de México.

Beach life

 El extenso litoral de San Quintín está plagado de hermosas playas de azul intenso y arenas blancas, rodeadas de horizontes montañosos y aves endémicas. Las caminatas matinales o el descanso mirando la puesta de sol son actividades recomendadas en cada una de ellas. Los más aventurados pueden hacer kitesurfing, snorkel, kayaking, paddle boarding o camping.

Algunas de las playas que no te puedes perder son Pabellón, Socorro, Isla San Martín, Playa de Oro (que tiene las mejores olas para practicar el surf), La Gringa y la Playa del Faro (ideales para hacer snorkel y kayaking ya que combinan con clima perfecto casi todo el año, agua templada de bajo oleaje o casi escaso).

Entre campos de fresas y ostiones

 Conocido principalmente por ser una localidad agrícola y pesquera, San Quintín ofrece una gastronomía variada y abundante, en donde encontrarás algunos de los mariscos más frescos del país con sabores auténticos de mar que puedes adquirir en toda la región. Restaurantes como Don Eddie’s, Molino Viejo, Posada Don Diego, La Misión, Misión Santa Isabel y Muelle 30, por mencionar algunos, te dejarán saber que el producto de San Quintín está a la altura de los mejores del mundo. En estos sitios te recomendamos pedir cervezas locales que están hechas de diversos productos, inclusive la de ostión que es deliciosa.

También, existe la opción de adquirir estos productos pescando tú mismo en una aventura de pesca deportiva, o bien, visitar alguna de las granjas dedicadas al cultivo de ostión y abulón como Bahía Falsa o La Ostionera. Para completar la experiencia agroturística, te sugerimos visitar los campos agrícolas para probar la variedad de berries como fresas, frambuesas y moras.

Naturaleza mágica

 Como si los puntos antes mencionados no fueran suficientes, San Quintín aloja un oasis marino en Bahía de los Ángeles, una parte del Golfo de California declarada Área Natural Protegida y Reserva de la Biósfera. La belleza natural de esta región te hará conectarte con la naturaleza como nunca con actividades ecoturísticas de senderismo, kitesurfing, y snorkel en estos ecosistemas bien conservados por su condición casi virgen.

En Bahía de los Ángeles puedes realizar el nado con el tiburón ballena, una de las actividades más socorridas por los visitantes por ser una experiencia indescriptible. La región cuenta con zona de camping, glamping y diversos hoteles para todos los gustos y precios.