El Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos aumentó 1.6 por ciento en el segundo trimestre, de forma que la tasa anualizada se situó en 6.5 por ciento, informó  la Oficina de Análisis Económico (BEA, en inglés).

El valor de la actividad económica supera ahora los niveles previos a la pandemia de COVID-19 como reflejo de la reapertura de negocios, las vacunaciones y los programas de estímulo del Gobierno.

El primero de los tres cálculos del PIB que hace el Gobierno muestra que, comparado con el segundo trimestre de 2020 cuando la pandemia causó una grave contracción de las actividades, la economía ha crecido 12.2 por ciento.

El gasto de los consumidores, que es el motor mayor de la actividad económica de Estados Unidos, saltó en ese trimestre a una tasa anualizada de 11.8 por ciento en gran medida estimulado por las distribuciones de beneficios realizadas por el Gobierno.

La mayoría de los analistas había calculado que la tasa anualizada de crecimiento del PIB sería de alrededor de 8.4 por ciento entre abril y junio.