• Como una buena noticia califican dirigentes empresariales fronterizos la reapertura de la frontera terrestre entre y Estados Unidos.

La reapertura de la frontera terrestre entre México y Estados Unidos -a partir de noviembre- para viajes no esenciales impulsará la economía de la región, consideran autoridades, especialistas y líderes empresariales.

El canciller Marcelo Ebrard dijo que ante el avance de vacunación en ambos lados de la frontera, el cierre era ya una medida insostenible que implicó un costo enorme en términos sociales y económicos. Según Ebrard, el impacto comercial principal fue para las ciudades fronterizas de Estados Unidos.

Ignacio Martínez Cortés, coordinador del Laboratorio de Análisis en , Economía y Negocios de México, señaló que a casi 19 meses de las restricciones en la frontera el impacto se calcula en alrededor de 71.000 millones de dólares.

El investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dijo que los cruces todos los días ascienden aproximadamente a un millón de personas y 2.600.000 los fines de semana, relacionados con visitas familiares y turismo de compras.

“Un beneficio muy importante para las dos economías fronterizas, de manera particular para la estadounidense (a raíz de que la mexicana nunca se cerró), va a impulsar las economías locales de estos 44 condados que colindan en los 3.000 kilómetros de la frontera compartida”.

José Mario Sánchez Soledad, portavoz de la presidenta de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Ciudad Juárez, Chihuahua, consideró que se trata de una medida positiva, pero las autoridades de ambos países deben asignar el personal y la infraestructura suficiente para atender el incremento en los flujos fronterizos, sobre todo ante la proximidad de la temporada de compras navideñas.

“La necesidad de revisar binacionalmente al más alto nivel la logística necesaria que representa el tráfico de millones de personas y vehículos que se genera en la frontera, dejamos de tener práctica en este esfuerzo durante casi un año y medio y ese es uno de los grandes problemas”.

Jorge Macias Jiménez, presidente de la Cámara Nacional de Comercio de Tijuana (Canaco), estimó que esta ciudad salió beneficiada con el cierre de la frontera, pero ya era necesaria de la reapertura.