El viernes de la semana pasada, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador inauguró la Olmeca, en Paraíso, Tabasco, y este lunes, el mandatario aseguró que estas instalaciones ya están en periodo de prueba.

“Claro que requiere de un proceso de prueba, pues ni modo que se inaugure, ya está el petróleo crudo entrando y ya se integra de inmediato todo el proceso y ya se está produciendo gasolinas. Eso lleva tiempo, se necesita integrar todas las plantas, pero ya terminamos de instalar todos los equipos en 600 hectáreas, en dos años y medio”, dijo el mandatario en su conferencia de prensa de este lunes.

Sin embargo, el viernes pasado, durante la inauguración, la propia secretaria de Energía, Rocío Nahle, aseguró que había al menos dos torres de procesamiento de la refinería que todavía ni siquiera habían tocado tierra, y todavía estaban en altamar en el puerto de .

En este sentido, Bernardo del Castillo, especialista en desarrollo de proyectos energéticos, comentó que en el mejor de los casos, y a partir de lo que se pudo observar en el video institucional, la refinería tiene un avance total de 45 por ciento.

Por una parte, la torre del flare no tiene el flare. Es sólo la torre, por lo que no se pueden iniciar las pruebas.

Además, el especialista consideró que en las imágenes de la transmisión en vivo de la presidencia de la República se observaron por lo menos 10 grúas, tres de ellas son para cargas superiores a 350 toneladas, o sea que siguen montando cosas grandes.refinería

En este mismo sentido, añadió que hay al menos dos grúas torre, que se usan para mover equipos ligeros y material a posiciones elevadas o difíciles. Para iniciar el periodo de pruebas, no debería haber grúas.

El rack de la coquizadora, que se ubica al lado izquierdo del flare, no está terminado. Están los tambores, pero no están conectados a nada, y lo mismo con el resto de los equipos, mencionó Del Castillo.

Por otra parte, el especialista aseguró que la zona de plantas de proceso está llena de equipos pesados como grúas, plataformas elevadoras, camiones, entre otras cosas, a esto se suma que los caminos no están terminados, y siguen montando equipos.

Además, los cuatro módulos que están antes del puente son los «cassettes» de tubería que van dentro de las calderas de la cogeneración, o bien son preensambles, pero si están ahí, no están en su lugar.

Los racks están vacíos. Les falta montar más tubería y terminar de soldar, a lo que se suma que no hay casi nada conectado a nivel de equipos mayores.

“Todas las grúas rojas que están operando siguen moviendo equipos pesados, o sea que el montaje (la fase mecánica) no está terminada ni de cerca”, comenta el especialista consultado por Energía a Debate.

Por otra parte, Del Castillo señaló que todavía no es visible la planta de cogeneración, cuyo permiso apenas fue entregado el jueves pasado a Pemex por la Comisión Reguladora de Energía (CRE).