La semana pasada López Obrador visitó Washington D.C, visita que se llevó a cabo en un ambiente bastante forzado después del boicot por parte del Presidente mexicano a la IX Cumbre de las Américas por no estar invitados sus cuates los dictadores de Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Hace unos días, cuando el Gobierno Mexicano anunció que el presidente viajaría a , muchos nos preguntamos cuál sería el papel que López Obrador jugaría ante después de haber mostrado una y otra vez una postura de constante confrontación hacia nuestro vecino del Norte, sobretodo por el apoyo proporcionado, como todos sabemos, a países totalitarios. Y bueno, la incertidumbre terminó.

López Obrador fue recibido por el Jefe de Protocolo, no por el Presidente Biden. El encuentro fue muy breve, bastante desaprovechado e incluso aburrido. Imagínense, AMLO arrancó con un monólogo de 31 minutos tratando de darle clases de historia, de economía, hasta habló de los conservadores sintiéndose en su mañanera no en una visita de estado pero mostrándose bastante pequeño. Biden, solamente habló por 10 minutos.

La migración si fue un tema inevitable. Si bien es cierto no pagó el muro que Donald Trump quiso construir para frenar la migración irregular de México a Estados Unidos pero sí terminó colocando a petición de Trump a 28 mil elementos de la (pagados por los mexicanos) para perseguir migrantes en su mayoría mexicanos. Así como lo leen.

De este viaje, el presidente de México regresó al país con una deuda de 31 mil millones de pesos para tecnología en la frontera norte y así evitar que lleguen más migrantes. Es claro que AMLO está plegado a la agenda norteamericana y los que terminamos pagando somos los mexicanos con nuestros impuestos, no es lo mismo el discurso que las acciones.

Un tema fundamental es el compromiso que en 2019, el inquilino de Palacio hizo de no comprar leche en el extranjero para apoyar las cuencas lecheras de los Altos de Jalisco y ¿qué pasó? pues que entre los acuerdos con Biden, destaca el compromiso de comprar a la Unión Americana 20 mil toneladas de leche en polvo supuestamente para apoyar a las familias mexicanas. Además deberá comprar un millón de toneladas de fertilizante y por si fuera poco, México está en camino de subsidiar la gasolina a nuestro vecino del Norte.

Por otro lado, como ya sabemos en política no hay coincidencias y legisladores tanto Demócratas como Republicanos presentaron resoluciones que condenan la violencia creciente de los periodistas en México y de las decisiones de López Obrador en seguridad, en el sector energético y en el ambiente para invertir en nuestro país respectivamente. No es la primera vez que senadores incluyendo a Bob Menéndez se pronuncian por lo que está ocurriendo en el territorio mexicano.

La reunión con Kamala Harris no tuvo mayor eco, pero no nos olvidemos que ella es la responsable para abordar temas como el cambio climático, la pobreza y la violencia. Por otro lado, las reuniones que se llevarían a cabo con el gabinete ampliado nunca sucedieron, en Estados Unidos la reunión no tuvo eco y es que la prioridad estuvo centrada en la gira de Joe Biden a Medio Oriente.

Un asunto que se abordó en la Declaración conjunta fue precisamente en materia de seguridad con la crisis del fentanilo y la desaparición de la unidad de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) en nuestro país, situación que por cierto llamó la atención con la captura de Rafael Caro Quintero, hay telefóno descompuesto en la relación bilateral y las decisiones de este gobierno impactarán en los próximos años… Al tiempo.