El escritor Salman Rushdie, quien durante años recibió amenazas de muerte tras escribir “Los versos satánicos”, fue apuñalado este viernes en un escenario de un auditorio en el estado de Nueva York cuando se disponía a dar una charla.

El británico de 75 años, ganador del prestigioso premio Booker, fue llevado de urgencia en helicóptero a un hospital local y en la tarde de este viernes estaba siendo operado. Se desconoce su estado.

Rushdie participaba en un evento de la Institución Chautauqua cuando ocurrió el incidente.

La policía del estado de Nueva York dijo que un hombre subió corriendo al escenario y atacó a Rushdie y a un entrevistador, Henry Reese.

El sospechoso saltó al escenario, apuñaló a Rushdie en el cuello al menos una vez y en el abdomen al menos otra, dijo la policía. Reese sufrió heridas leves.

Un video publicado en internet muestra a los asistentes subiendo al escenario inmediatamente después del incidente.

El sospechoso fue detenido de inmediato, dijo la policía. Horas más tarde fue identificado como Hadi Matar, un hombre de 24 años de Nueva Jersey.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, condenó el ataque.

“Consternado de que sir Salman Rushdie haya sido apuñalado mientras ejercía un derecho que nunca debemos dejar de defender. En este momento mis pensamientos están con sus seres queridos. Todos esperamos que esté bien”, escribió en Twitter.

El Consejo Musulmán de Reino Unido también condenó el ataque y pidió que el autor del crimen sea llevado a la justicia.

En tanto, escritores como J.K. Rowling y Stephen King expresaron en redes sociales su apoyo a Rushdie.

Fatua contra Rushdie

Rushdie vivió en la clandestinidad bajo protección policial durante varios años después de que el entonces ayatolá de Irán, Ruhollah Jomeiní, emitiera una fatua -un pronunciamiento legal en el Islam- en su contra en 1989 por su novela “Los versos satánicos”.

La obra fue considerada como blasfema por los musulmanes, y cuantiosas sumas de dinero fueron ofrecidas a quien diera muerte al escritor.

Comenzó en US$1 millón, pero fue incrementándose. En 2012 estaba en US$3,3 millones y en 2016, varios medios de comunicación estatales de Irán donaron US$600.000 adicionales.

Esta amenaza de muerte causó la ruptura de las relaciones entre Reino Unido e Irán por más de una década.

Nunca antes una novela había creado una crisis diplomática de ese nivel ni un gobierno había ordenado públicamente que se matara a un ciudadano de otro país.

Tras la emisión del edicto religioso, Hitoshi Igarashi, el traductor al japonés de la obra de Rushdie, fue asesinado a puñaladas fuera de su casa.

Además, Ettore Capriolo, quien trabajó en la traducción al italiano, sobrevivió a un ataque en su apartamento en Milán, mientras que al editor de la novela en Noruega le disparon en una calle de Oslo.

La fatua en un país religioso como Irán es emitida por alguna autoridad -en este caso el ayatolá- y tiene el mismo valor de una ley. Por lo general no tiene el fin de condenar a muerte a una persona.

En reiteradas ocasiones los líderes religiosos del Islam en Irán han reiterado que el decreto emitido por Jomeiní contra el escritor no tiene vencimiento.

¿De qué trata “Los versos satánicos”?

Para el periodista Lawrence Pollard, “Los versos satánicos” debe ser “el libro del que más se ha hablado y el menos leído en los últimos tiempos”.

“Desde su publicación en 1988, ‘Los versos satánicos’ parece ser más un principio por el que se pelea que un libro para discutir”, agrega.

Según Pollard, la obra está compuesta por tres historias, contadas en tres estilos, entretejidos en una novela.

En la primera historia, dos indios caen de un avión en llamas y sobreviven. Uno parece convertirse en un ángel que flota sobre Londres y al otro le salen cuernos y pezuñas.

En otra historia, una bellísima niña pobre india, rodeada de mariposas, encabeza un peregrinaje de campesinos musulmanes hacia el mar, donde se ahogan.

Y en la tercera historia, la más controvertida, un profeta que parece inspirado en la figura de Mahoma funda una religión en el desierto.

Aunque esta parte solo ocupa 70 de las 550 páginas de libro, es la que provocó reacciones furiosas.

El texto todavía está prohibido en India, el país de nacimiento de Rushdie, y en una amplia lista de países musulmanes.

línea

La furia de décadas por “Los versos satánicos”

Análisis de Frank Gardner, corresponsal de Seguridad de la BBC

Han pasado 34 años desde la publicación de la controvertida novela de Salman Rushdie “Los versos satánicos”, pero su nombre sigue provocando fuertes sentimientos en algunos sectores.

Hace mucho tiempo que el gobierno de Irán se distanció de la fatua del ayatolá Jomeiní de 1989 que pedía la ejecución de Rushdie y ofrecía una recompensa de US$3 millones por su asesinato.

Pero tan recientemente como en 2016, los medios de comunicación estatales iraníes agregaron US$600.000 a la recompensa por su cabeza.

El furor que siguió a la publicación de su libro, considerado blasfemo por muchos musulmanes, tuvo consecuencias de largo alcance. Provocó un motín mortal en Bombay, la quema de su efigie y de sus libros en Gran Bretaña, así como ataques a los traductores y a su editor noruego.

Pero, sobre todo, impulsó a un gran número de activistas musulmanes, en su mayoría hombres jóvenes, que querían ver un papel más político para el islam en el mundo.

Junto con la guerra de Bosnia, que siguió unos años más tarde, el asunto Rushdie ayudó a encender la chispa de la yihad violenta de hoy en día.