El , la principal zona de producción de en el país, está en riesgo a causa de la gran llegada de turistas que ha tenido en los últimos años así como el desarrollo de la industria inmobiliaria cerca de la zona productiva de uvas, alertó Natalia Badán, dueña de Cavas el Mogor.

“Nos sentimos amenazados siendo un valle único, con una posición geográfica y un clima únicos, ideal para el vino y además donde se produce el 75 por ciento del vino mexicano. Lo sentimos amenazado, su tierra agrícola y su vocación”, alertó.

Badán explicó que el riesgo se debe al gran crecimiento urbano que se ha dado alrededor del Valle de Guadalupe, a unos 35 kilómetros de la ciudad de Ensenada, .

“De pronto esto nos rebasó, no quiero señalar a una persona simplemente, simplemente nos rebasó, por llamarlo de alguna manera, el éxito, y empezaron a llegar muchos turistas interesados en la enología. Y en eso surgen un montón de empresario que dijeron ‘bueno, aquí hay negocio porque hay gente’; y entonces empiezan a instalar estas cosas que lastiman la razón misma de la visita”, comentó.

El problema que aqueja al área de producción está vinculada precisamente con el gran interés que ha cobrado la cultura vitivinícola en los últimos años, pues empresarios que notaron este interés comenzaron a desarrollar un turismo masivo, lo que impacta el suelo de la zona.

“Es un problema complejo pero sobre todo es la pérdida de tierra agrícola por empresas inmobiliarias, es decir, se está fraccionando, se está dividiendo la tierra agrícola para construir viviendas, cabañas, etcétera.

“También la instalación de negocios que le llamamos nosotros ‘a corto plazo’, de vida nocturna, antros, que son incompatibles con la región rural; y bueno, también con presentaciones de conciertos masivos que lastiman mucho el entorno y que también son incompatibles”, criticó.

Por ejemplo, apenas el pasado 27 de agosto se realizó un concierto de Los Tigres del Norte en el Club de Polo Todos Santos, a la entrada de la zona del Valle de Guadalupe, donde también se presentarán Los Tucanes de Tijuana en octubre. Mientras que apenas en julio pasado se celebró el “Wine Fest” en un local en medio del valle.

Valle de Guadalupe, en riesgo de dejar de hacer vino

Por estas acciones, Natalia Badán consideró que incluso la producción de uva, que es el atractivo turístico de la región, podría ponerse en riesgo.

“Nos estamos organizando y sí tememos por el devenir, estamos extremadamente preocupados porque si desaparece el Valle, desaparece también las razones por las que viene la gente a visitarlo y se podría parar también la producción de vino”, advirtió.

Manuel Feregrino le preguntó sobre la distancia que deberían guardar estos nuevos desarrollos de la zona de la producción de vino, a lo que Natalia Badán respondió:

“Están dentro de este espacio que tiene un reglamento que desgraciadamente no se sigue. Todos estos desarrollos podrían estar efectivamente cerca, cuando digo cerca digo 15 o 20 kilómetros; pero no dentro de esta zona”, detalló.

Por ello, varias productoras de vino de la zona se organizan en un movimiento denominado “”, con el fin de tratar de crear conciencia y llamar a las autoridades a proteger la zona.

Baja California, donde se ubica el Valle de Guadalupe, es la principal zona de producción de vino en el país, donde se genera el 75 por ciento del volumen nacional, de acuerdo con el Consejo Mexicano Vitivinícola.