La exhaustiva y constante labor del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) es una lucha por la reivindicación de derechos de aquellos que en su mayoría trabajan como jornaleros agrícolas y contribuyen a generar riqueza en dos naciones vecinas, y .

Fundada en 1991 en Los Ángeles, California, el FIOB ha mantenido un trabajo de respaldo a migrantes de Oaxaca, Guerrero y Michoacán que se han desplazado en busca de mejores oportunidades al norte del país y a varias ciudades de California en Estados Unidos, como San Diego, Los Ángeles, Fresno, Madera y Santa María, aunque su nicho de acción se ha ido ampliando.

En el marco de la conferencia Iraís Piñón, realizada en la Sala Federico Campbell de Centro Cultural Tijuana (Cecut), institución de la Secretaría de Cultura federal, varios miembros de este frente charlaron con el público de sus avances en materia de apoyo a estas comunidades migrantes.

El coordinador general de FIOB, Ezequiel González Carreño, habló entre otras cosas del convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Derechos de pueblos indígenas y tribales, pero se refirió también a “nuestros hermanos indígenas migrantes que pagan un precio muy alto en términos de la nostalgia, es enorme la soledad en la que viven los compañeros al llegar a una nación extraña”, apuntó.

González Carreño describió una situación que no pierde vigencia porque la migración es continua para mixtecos, zapotecos, triquis y mixtecos que “se enfrentan a barreras como la comunicación porque muchos hablan su lengua materna pero no el castellano y tampoco inglés”.

El activista definió su apoyo a estas comunidades asentadas a ambos lados de la frontera, “uno de nuestros grandes objetivos es trabajar el programa binacional de intérpretes para ayudarlos en temas de salud, educación y en las cortes, también con asesoría legal correspondiente para la defensa de sus derechos, es bien sabido que por su condición de indígenas siempre hay una barrera de discriminación para ellos”, aseguró.

“En Estados Unidos la narrativa del gobierno es un doble discurso, se condena la condición migrante, pero se ven beneficiados de su trabajo, no hay contratos laborales, no hay garantías de seguridad social ni prestaciones, vivienda, vacaciones, aguinaldo o prima vacacional, sin contrato, los empleadores no están obligados a nada”, sentenció.

Por su parte, Sergio Magdaleno Méndez Palma, Coordinador del Consejo de Principales del FIOB Estatal B.C., mencionó que en el frente “todos somos voluntarios y trabajamos para ayudar a la gente en donde se encuentren, ya sea en México, en la frontera o en Estados Unidos, estamos para asesorarlos en temas de migración y para defender sus derechos humanos y derechos laborales”.

“El problema laboral es muy complejo, los patrones ya no contratan de tiempo completo, sino que nada más por tres meses de la cosecha, así evitan pagar prestaciones de ley como seguro social, inclusive ahorita embarazadas o personas mayores son despedidas, entonces en ese tema buscamos opciones para asesorar y apoyar a nuestra gente, ese es uno de los retos más grandes que existen”, continuó.

Méndez Palma es hablante de la lengua mixteca baja e intérprete oficial en Estados Unidos desde 1998, respecto a lo cual comentó “cuando yo iba a interpretar a los indígenas a la corte de San Diego, tenían que buscar otro intérprete del español al inglés y me sorprende que hoy en día, con los hijos de los migrantes, ellos ya hablen las tres lenguas”.

“Gracias a los hijos de los primeros migrantes que cruzaron indocumentados a Estados Unidos, esos hijos que se criaron allá muchos ya terminaron su carrera para tener un buen trabajo o muchos nacieron allá y ya son ciudadanos americanos, eso es lo que se busca con la migración, darles una mejor vida a nuestras familias, la mayoría de los hijos de indígenas allá están rescatando la lengua y queremos que en Baja California también haya ese rescate”, concluyó.

La conferencia también contó con la presencia y participación del Mtro. Horacio Camarillo Cruz, coordinador del FIOB en el Distrito de Huajuapan de León, región mixteca de Oaxaca, y la diputada de Asuntos Indígenas y Bienestar Social de la XXIV Legislatura del Congreso del estado de Baja California, Evelyn Sánchez Sánchez.