amplió desde este domingo la prohibición de consumir en diversos espacios públicos, desde playas hasta parques, así como su publicidad en cualquier medio de comunicación, según dispone una reforma legal aprobada por el Gobierno.

El decreto presidencial, que modifica la Ley Nacional para el Control del Tabaco, apunta a “la regulación para la protección contra la exposición al humo de tabaco y sus emisiones”, según el documento publicado en diciembre pasado.

Para ello, amplió la lista de espacios de “concurrencia colectiva” donde no se podrá “consumir o tener encendido cualquier producto de tabaco o nicotina”.

Entre dichos espacios se cuentan patios, terrazas, balcones, parques de diversiones, áreas donde se congreguen niños y adolescentes, deportivos, playas, centros de espectáculos y entretenimiento, canchas, estadios, arenas, plazas comerciales, mercados, hoteles, paraderos de transporte, entre otros.

Las áreas públicas de prisiones y centros de detención también están sujetas a la prohibición, detalla el decreto.

La reforma legal también busca “establecer el control, fomento y vigilancia sanitaria” de sus productos y en particular prohibir “toda forma de publicidad, promoción y patrocinio de los mismos”.

Bajo esta premisa, los consumidores de tabaco solo podrán conocer de la disponibilidad y precio de sus productos preferidos mediante listas escritas con sus precios, pero “sin logotipos, sellos o marcas”.

La prohibición de la promoción y publicidad del tabaco incluye también aquella realizada a través de redes sociales, por servicios de streaming, a través de “influencers” o cualquier otra forma de mercadotecnia digital, según detalla el decreto.

La patronal mexicana Coparmex de la Ciudad de México rechazó la implementación del decreto, alegando una afectación económica a los pequeños comercios que venden cigarros y una violación al derecho de los consumidores adultos a decidir.

“De las 85 mil tiendas de abarrotes existentes en la Ciudad de México, estas llegan a generar hasta el 25% de sus ventas por este producto”, señaló la Coparmex en un comunicado difundido el viernes.

La capital mexicana lidera las políticas antitabaco en el país. En junio pasado, el gobierno local prohibió fumar en espacios del centro histórico como el Zócalo -plaza principal- bajo pena de multas que van desde 50 hasta 170 dólares.

Se estima que en México -de 126 millones de habitantes- existen unos 15 millones de fumadores, de los cuales 5% (684,000) son adolescentes de 12 a 17 años, según datos del Instituto Nacional de Pública.