Un matrimonio es una relación que implica compromiso, dedicación y mucho amor.
Es importante tener siempre presente que mientras la pareja elija darle la
prioridad apropiada a esta relación, los problemas así como los tiempos
difíciles serán más fáciles de conquistar.
Los problemas del matrimonio surgen dentro de la relación y es allí donde se
tienen que resolver. Nada ni nadie sabe mejor que la pareja que así como la
intimidad es privada, la santidad del matrimonio también lo es. La falta de
compromiso es devastadora y los malos consejos aunque fueran bien intencionados
han destruido más matrimonios de los han salvado.
Ricardo y Sofía últimamente discutían continuamente; su relación ya no era la
misma. Sofía tiene un pasado tormentoso, lleno de malos recuerdos que cada vez
más le dificultan la intimidad con su pareja. Ricardo, por su lado, se ha
retraído y encerrado en sí mismo desde la pérdida de su mejor amigo, su mentor y
su compañero de toda la vida que murió en un accidente automovilístico.
La distancia y los resentimientos eran cada vez mayores a las risas y a las
caricias. Así fue que un día después de una fuerte discusión Ricardo, apoyado
por su consejero decidió salirse de la casa para encontrarse a sí mismo y
arreglar sus problemas. Creía que necesitaba estar solo para estar tranquilo y
poder concentrarse en sí mismo, sin pensar en que su familia pagaría
consecuencias muy dolorosas que quizá se hubieran podido evitar si él hubiera
tenido un poco más de paciencia y un mejor consejero.
Ricardo, tristemente, no se percató que hay que tener cuidado cuando uno busca
ayuda ya que es importante asegurarse de que uno elige un buen profesional que
comparte sus valores. Su terapeuta, una persona agradable, carismática y
aparentemente culta, le aconsejó con la mejor intención que continuara separado
hasta que pudiera primeramente resolver sus propios problemas. Lo que al
consejero se le olvidó fue que Ricardo ya era parte de un todo mayor llamado
familia y compuesto por la esposa y los hijos. Los problemas individuales de
Ricardo no se iban a resolver de un día para el otro y las dificultades de la
pareja debían ser afrontadas y resueltas dentro de la relación.
¿Cómo se pueden solucionar los problemas a la distancia? La realidad de las
personas cambia y toda relación que no se nutre diariamente, muere.
Ricardo confió en su consejero y le informó a su esposa que no podría por el
momento regresar al hogar. Así pasaron los días, los meses y los años. Mientras
Ricardo continuaba tratando de solucionar sus problemas, los niños continuaron
creciendo sin un padre en la casa, lo cual trajo aparejado otros serios
problemas. Sofía y los niños se sintieron solos y abandonados. Para ella, el
trabajo de sacar a sus hijos adelante sola se le hizo muy duro y esto resultó en
un mayor distanciamiento con su esposo, enojo y dolor. Quizá mucho de esto pudo
haber sido evitado… Lamentablemente, la familia se deshizo en gran parte por
haberse roto la unidad del hogar buscando afuera lo que sólo se encuentra
adentro.
Recetas para la vida®
www.recetasparalavida.com
Sanando el matrimonio
Ingredientes:
1 taza de compromiso
2 cucharadas de responsabilidades y obligaciones
4 vainas fortaleza
1 cubito de esfuerzo
2 pedazos de buena actitud
Condimentos:
Honestidad, generosidad y amor incondicional
Precaución: Nadie gana cuando un matrimonio no puede resolver sus conflictos y
se disuelve.
Modo de preparación:
El amor no es el único ingrediente necesario para que sobreviva el matrimonio.
El compromiso, la honestidad, la aceptación y la buena actitud son igualmente
indispensables. Las buenas relaciones se nutren y complementan diariamente.
Una pareja se fortalece a medida que se entrega incondicionalmente al otro.
La actitud que se toma frente a los problemas determina el éxito de la
relación. A pesar de que pueden existir almas gemelas que nacieron para amarse
toda la vida, nadie garantiza que el matrimonio sea perfecto y libre de
dificultades. Una actitud positiva compuesta de cariño, compasión y la
determinación a hacer que la relación funcione, asegura el éxito del
matrimonio.
Vivir en pareja implica no poner condiciones y no tener pretextos. Cuando uno
toma la decisión de casarse debe de estar consciente que hay que luchar
juntos, vencer los obstáculos, apoyarse cuando las cosas son difíciles y
protegerse cuando sea necesario. También hay que aceptar al otro como
realmente es y no como uno quisiera que fuera.
“La relación de pareja se debe basar en el trabajo conjunto, el compromiso mutuo
la entrega incondicional y el esfuerzo inagotable”

No hay comentarios

Agregar comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, Hispanopolis se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de Hispanopolis, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorConversaciones nutritivas
Artículo siguienteEstar solo no quiere decir que uno deba aislarse
Prestigiosa columnista internacional en más de 10 periódicos y revistas que se publican y distribuyen desde Nueva York hasta Argentina Con su famosa columna Recetas para la Vida©. Ganadora por tres años consecutivos del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club.