El ser humano y la naturaleza están diseñados para encontrar el camino mas corto del punto A al B.

Por ejemplo, al conocer a una nueva persona nuestra tendencia es comparar su físico y su personalidad a alguien mas, con el fin de ahorrar la energía y el tiempo necesarios para conocer a esa persona de forma detallada.

Esta naturaleza de optimización tiene sus beneficios (ahorro de energía) y tiene sus costos (comodidad excesiva y no conocer los detalles de alguna oportunidad que se presenta).

Tendemos a hacer las cosas de la misma forma, repetir patrones y resguardarnos en la comodidad. En este caso para algunos comodidad es tener un ritmo de vida lento y para otros la comodidad es tener un ritmo de vida acelerado en donde el “hacer” es lo mas cómodo.

¿Cuáles son tus hábitos de comodidad que has practicado últimamente?

Ejercicio de incomodidad

Te invito a practicar el siguiente ejercicio:

  1. Piensa en que sería lo mas incomodo para ti y que al mismo tiempo sabes que lo necesitas.
  2. Date 30 minutos de esa actividad incomoda esta semana y revisa los resultados.
  3. Recuerda que “comodidad” en este sentido no es sinónimo de pasividad necesariamente, sino de los hábitos que has adoptado y que te cuestan trabajo romper aun cuando sabes que el cambiarlos de vez en cuando sería ideal.

La excelencia normalmente se alcanza al ir adaptándose a hábitos incómodos y necesarios y no al quedarse exclusivamente en los cómodos.

Te invito a sacar tu agenda y bloquear 30 minutos esta semana para hacer esa actividad o esos pasos, que aunque sabes que representan incomodidad, también sabes que te van a hacer bien.

Arie Schwartzman www.relajacionya.com

No hay comentarios

Agregar comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, Hispanopolis se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de Hispanopolis, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorSer-hacer-tener “wellness”
Artículo siguienteSilencio… unas veces necesario, otras imposible
Arie ha tenido la oportunidad de dar sesiones de coaching individual a cientos de personas en más de 7 países. En el coaching individual, Arie te ayuda a identificar cuales son tus metas así como tu punto de partida para que en el coaching se desarrollen e implementen estrategias parácticas para llegar desde donde estás a donde quieras llegar en el menor tiempo posible.