¿Quién no quiere vivir en plenitud y con abundancia?  ¿Acaso hay alguien que no desea sentirse satisfecho cubriendo sus necesidades y con la posibilidad de disfrutar  al máximo su vida sin  tener preocupaciones?   

La abundancia, la buena fortuna, la suerte, son sin duda indicadores de bienestar, de éxito y hasta de felicidad. Esta es una manera de vivir y de ser. Una persona que vive en abundancia es sin duda, un ser colmado de gratitud, paz, alegría y generosidad.

Por qué existen personas que siempre tienen lo que desean, (bueno casi todo) y otras que no solo no tienen, además les falta. La respuesta se encuentra en la persona misma.

La actitud que cada persona tiene es el ingrediente esencial que delimita las posibilidades y las oportunidades.  Es decir, una persona que percibe al mundo como una plataforma llena de sucesos, y eventos que puede aprovechar,   que radia energía, amabilidad, ganas de ayudar y sobretodo es un ser generoso y positivo, por supuesto que es una persona que conoce la abundancia puesto que la lleva en el corazón y la comparte con el mundo.

Sin embargo, hay personas que cuando tienen dificultades  se quedan atoradas en el problema, concentrando su atención únicamente en eso, imposibilitándose de poder tener una visión más globalizada. Estas personas actúan  como si se encontrarían  sumergidas en un pantano, donde la única posibilidad que tienen es la de hundirse más, lentamente y sin poder encontrar otra alternativa, Como si los problemas, la mala suerte y los obstáculos los ahogan.

Todos los  problemas y carencias… traen en si  semillas de oportunidad. La cuestión  radica en tener la actitud correcta para poder aprovechar cada situación y  sacar mejor provecho posible.

Para tener abundancia hay que pensar con abundancia. Después de todo tu eres lo que piensas y recibes lo que das, si piensas en tus problemas y los percibes como problemas pues más problemas tendrás. Si encuentras la posibilidad de crear oportunidades de las  situaciones difíciles r imprevistas… Entonces más  posibilidades también vas a encontrar.

  Como pensar en abundancia.

  1. Acepta las cosas y las situaciones como son. lo que sucede es lo que debe de suceder
  2. Se responsable. Reconoce tus obligaciones y deja de culpar.
  3. Deja fluir, no defiendas. No resistas libera tu alma y tu corazón. Aprende a soltar
  4. Pon intención en tus acciones. Fija tu objetivo, no actúes por interés.
  5.  Atrévete a entrar a lo desconocido.  Sal  de tu zona de confort. Hay que  dejar de esperar que las cosas salgan como y cunado tu quieras.   
  6. Disfruta las posibilidades, diviértete, goza y busca lo que no conoces no te ates ni estés dispuesto y el valor real de lo que quieres lograr.

www.recetasparalavida.com

La receta

Abundancia

Ingredientes:

2 piezas de conciencia- estar alerta de la realidad sin reproches o pretextos

1 manojo de actitud positiva – percibir y actuar con entusiasmo, y buena fe  

1 cucharada de generosidad – dar  sin esperar recibir y antes que pedir

1 taza de confianza – reconocer que toda situación trae algo bueno

2 rebanadas de flexibilidad – deja fluir las cosas, y adáptate a los cambios

1 pizca de armonía – balancea tus pensamientos, busca la paz y la alegría

Recomendación del chef: Busca lo que sabes hacer mejor que nadie, lo que te gusta, exprésalo y encuentra la manera que otros se beneficien de él, no te quedes atorado en tus problemas, reconoce que estos son la puerta a nuevas y mejores oportunidades.

Como se vive en abundancia

  1. La abundancia es una condición que se genera con la actitud y se transforma con las acciones.Cuando uno reconoce sus potencialidades y las fortalece con acciones constructivas, se abren las posibilidades, ya que se entra en un estado de conciencia y apertura.
  2. La abundancia llega cuando uno la deja fluir. Hay que dejar ser, no tratar de controlar las cosas. No esperes resultados específicos. Bendice aquello que quieres y desea que todos a tu alrededor tengan lo que buscan.
  3.  Todo se alinea para que llegue la abundancia. Cada persona cuenta con talentos específicos y con condiciones que le permiten desarrollar sus potencialidades, la cuestión es reconócelos y utilizarlos.

Se la persona que te gustaría tener junto a ti, vive en total abundancia, deja fluir las cosas y cuando menos esperes, todo lo bueno se te va a multiplicar.

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.
Copyright © 2005-2015 Recetas para la vida©. Todos los Derechos Reservados

¡Ya tenemos las tarjetas, pídelas! Búscanos en Facebook, twitter y en nuestro sitiowww.recetasparalavida.com