El manipulador es una persona que aprendió a usar el poder sobre los demás con el fin de conseguir sus caprichos.  Por el otro lado, la persona que se deja controlar siente la necesidad de aceptar las exigencias y  en algunos casos hasta el mal trato, solo para poderse sentir querida y aceptada, ambos comportamientos  requieren una revisión personal y de un poco de reflexión.

En realidad, poder controlar a las personas es un arte que se aprende desde edades muy tempranas y se puede convertir en una actitud desafiante y muy peligrosa. La manipulación es un comportamiento toxico que incluye berrinches, chantajes, mentiras, y hasta dramas muy complicados con tal de obtener lo que se quiere.

Los hijos aprendan muy rápido a manipular a sus padres; sobre todo cuando estos tienen un matrimonio difícil que tiene áreas turbias.  Es decir, si la pareja, discute con frecuencia, si los intereses de los padres son notoriamente distintos… entonces es más probable que se tengan sentimientos de culpa o inseguridades personales.  Y por supuesto esto es, la mejor oportunidad para que los hijos encuentren una posibilidad de obtener lo que ellos quieran utilizando el enredo o los problemas matrimoniales.

En realidad es muy fácil convertirse en una persona manipuladora, Lo único que se necesita es ser un poco sensible y entender la dinámica de la relación de los padres y por supuesto carecer de límites y una disciplina constante.

Hay ocasiones que los padres tienen un buen matrimonio,  como pareja no tienen grandes problemas pero sin embargo, tienen áreas donde no comparten las mismas visiones, quizá sus formación, sus recuerdos o simplemente su percepción de la vida puede diferir sin por eso poner en conflicto a su matrimonio. No se trata de que alguno de los dos padres esté equivocado, puede que ambos tengan razones válidas pero al no ponerse de acuerdo, los hijos fácilmente se pueden aprovechar y se dirigen con lo que se dirigen y se apoyan del que más les convenga.

Cuando no hay una fuerza unificada en la familia desafortunadamente la vida y las experiencias se convierten en maestros. Tristemente, los hijos pierden los buenos valores y les falta una dirección clara en la vida

Es importante tener una voz y un frente común. ¡Los hijos pronto aprenden a respetar cuando no hay opción de discusión!

www.recetasparalavida.com

La receta

Evitando la manipulación

Ingredientes

  • 1 taza de compromiso' alianza entre los padres para educar
  • 1 taza de respeto ‘ reconocer la opinión y la palabra de la pareja
  • 1 rebanada de consistencia ‘ actitudes continuas y constantes
  • 1 cucharada de comunicación' ‘ platica abierta y fluida entre los padres
  • 1 caja de disciplina y limites ‘ conciencia de la importancia de una buena

RECOMENDACIÓN DEL CHEF

Es importante evitar que los hijos manipulen o se encaprichen por conseguir lo que ellos quieren. Poner límites y no dejase manipular es la mejor formación un padre le puede hacer a su hijo.

Como evitar la manipulacion

  1. Hay que poner siempre el bienestar de los hijos primero. El hogar no debe ser un área de batalla donde hay ganadores y perdedores. Buscar y entender lo que es mejor para los hijos debe ser una prioridad, al igual que el crear un clima de paz y armonía con el fin de educar hijos sanos, seguros y contentos.
  2. Hay que apoyar la opinión de la pareja para mantener un frente unificado. Es posible que cada quien tenga un punto de vista distinto frente a la vida. Sin embargo, cuando se trata de los hijos, es vital tener clara una visión compartida para que los hijos aprendan a respetar las decisiones que se han tomado.
  3. Es tan importante la voz como el ejemplo para lograr una educación efectiva y consistente. El ejemplo que los padres dan es tan significativo como los valores que se transmiten.

 Armonía familiar no solo crea hijos sanos y seguros, también evita la angustia, la ansiedad y la inseguridad.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí