Debido a la contingencia sanitaria por el coronavirus, el Servicio de Impuestos Interno de Estados Unidos (IRS, por sus siglas en inglés) anunció varias excepciones a las leyes fiscales internacionales.

Lo anterior lo dio a conocer el abogado Josh Maxwell, quien comentó que muchas leyes fiscales internacionales estadounidenses se determinan con base en función al tiempo que las personas pasen dentro o fuera de los Estados Unidos, así como también por el tipo y la cantidad de actividades realizadas dentro del país.

“La contingencia sanitaria por el coronavirus ha afectado en gran medida la capacidad de poder viajar, y los contribuyentes han sido obligados a exponerse a situaciones desfavorables, sin culpa o deseo propio, por lo que el IRS ha anunciado varias excepciones a las leyes fiscales internacionales para dar cuenta a la situación actual”, apuntó el abogado.

Una de estas excepciones es con los ciudadanos titulares de la tarjeta verde o green card, y las personas bajo la presencia sustancial que pagan impuestos como personas estadounidenses.

Dado la importancia de la designación, expuso, los contribuyentes suelen evadir el cumplimiento de la presencia sustancial, la cual se basa en el tiempo que pasan en los Estados Unidos, bajo la excepción debido al coronavirus.

“El IRS está permitiendo que una persona pase 60 días consecutivos en los Estados Unidos, sin que estos días cuenten para el cumplimiento de la presencia sustancial, siempre y cuando la interrupción del viaje sea relacionada al coronavirus”, dijo.

Adicionalmente, existen tratados que cuentan con el eximen de impuestos y no perderán la oportunidad de conseguir el tratado si, debido al coronavirus, pasan más tiempo en Estados Unidos, es decir, el IRS les está dando hasta 60 días en caso de estar hospitalizados, sin que estos 60 días cuenten en contra de los máximos días bajo el tratado.

Por otra parte, las personas estadounidenses con su domicilio principal en un país extranjero, que también cumplen con el reglamento bajo la sección 911, de residencia de buena fe o presencia física, agregó Maxwell, pueden eximir una cantidad limitada de salarios y costos de vivienda de los impuestos estadounidenses, bajo la excepción del coronavirus.

Mientras, señaló que, en general, un negocio extranjero está sujeto a impuestos en los Estados Unidos si tiene ingresos provenientes de este país, conectados a un comercio o negocio estadounidense.

“Además, si hay un tratado vigente, también debe de existir un establecimiento permanente, donde estas determinaciones dependen de las actividades y el tiempo que pasen en los Estados Unidos, bajo la excepción del coronavirus, si se cumplen ciertas condiciones, entonces el IRS no contará el tiempo o las actividades por un periodo de 60 días para hacer esta determinación”, abundó.

Por último, el abogado mencionó que estas excepciones son útiles y por ningún motivo son lagunas, ya que los contribuyentes solo calificarán si han sido legítimamente afectados por el coronavirus o la interrupción de viaje relacionado a la contingencia, ello aunado a algunos detalles, advertencias, plazos y fechas que deben ser cumplidas.

“Por lo tanto, es importante que revise su situación en detalle con un profesional en la materia para ver si califica”, concluyó.

Los interesados en conocer más información, puede consultar la página www.honemaxwell.com