Ya está aquí la temporada de chiles en nogada, un maravilloso platillo insignia de la gastronomía mexicana. Su compleja preparación se compone de más de 30 ingredientes, de los cuales destacan chile poblano, frutas como manzana, durazno y granada, así como la nogada, elaborada a base de nuez de castilla, queso de cabra, crema y un toque de jerez.

Un platillo tan representativo de la cultura mexicana, lleno de sabor, tradición e historia, merece ser degustado con el maridaje perfecto, y por ello, te queremos recomendar los mejores vinos bajacalifornianos para disfrutar con este inigualable platillo de temporada.

Las características de las siguientes etiquetas harán comunión con este invento poblano, que, al servirse con carne y toques dulces, combina perfecto con sabores afrutados y ligeros; sin embargo, para dar un golpe de contraste, los sabores ácidos podrían beneficiar la salsa, así como a las notas ahumadas del chile poblano.

El Cielo – Selene

Este vino rosado, de uvas Grenache y Syrah, destaca por su hermoso color palo de rosa y ribetes plateados. Podrás detectar delicados aromas de durazno, flores blancas, guayaba, lima y pimienta rosa, que harán un acompañamiento muy especial para el platillo.

Monte Xanic- Grenache

Los aromas intensos afrutados, y su toque a granada y grosella, de este vino ensenadense combinarán perfectamente con el platillo más patrio. Además, sus acentos florales y el contraste ácido le aportarán equilibrio y frescura, al tiempo que reforzará los complejos sabores nacionales.

LA Cetto – Pettite Sirah

Un tinto directo del Valle de Guadalupe que no querrás perderte. Su icolor rojo cuenta con gran intensidad, es de aspecto brillante y tiene gran cuerpo. En boca, deja un gusto a frutos rojos con toques herbales que maridan perfecto con el relleno y le aportará la acidez justa a la nogada.

Santo Tomás – Solera Blanco

Su color amarillo dorado es el resultado de una mezcla de 40% Chardonnay, 30% Chenin Blanc y 30% French Colombard. Su olor recuerda al tejocote, maderas y nueces con toques tostados, que, junto con el sabor persistente, acompañará de maravilla con los frutos secos del relleno y la salsa.

Casta de Vinos – Pitaya

Esta etiqueta te sorprenderá con su color salmón vibrante. Genera un agradable contraste de acidez, con aromas frutales que recuerdan a la fresa, durazno guayaba y maracuyá. Debes atreverte a degustarlo con la nogada y el toque de perejil.

Valle de Tintos – Cabernet Sauvignon, Merlot

La intensidad media alta de este vino es la necesaria para acompañar sabores complejos sin que sobresalga más de la cuenta. Está compuesto por 70% Cabernet Sauvignon y 30% Merlot y es una bebida amable, con taninos suaves y la acidez justa para contrastar los sabores mexicanos de esta preparación. Predomina el gusto a frutos rojos, como la fresa y cereza, pero las delicadas notas a caramelo resaltarán con los sabores del relleno, la granada y el perejil.

Viña de liceaga – S de Liceaga

Este delicioso elixir semiseco mezcla 80% Merlot, 20% Cabernet Sauvignon y cuenta con 3 meses de crianza en barrica de roble francés. Tiene un color rojo intenso, ribete violáceo y aspecto brillante. Su perfil es aromático y muy afrutado, aportará elegancia a tu comida y cazará los aromas de frutas como zarzamora, cereza negra, guayaba rosada, rosa de castilla, vainilla y pimienta blanca con todo el conjunto del invento poblano.

El estado de Baja California es conocido por su gran tradición vinícola y por ser el más importante productor del sector en el país. Degustar el mejor vino nacional y visitar los valles vinícolas de Ensenada son una experiencia que se deben vivir al menos una vez en la vida.