Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. (CBP) anunció  la implementación de la llegada simplificada en los cruces fronterizos peatonales de San Ysidro y Otay Mesa en San Diego, CA.

Llegada simplificada, es un proceso de llegada internacional  que utiliza biometría facial para automatizar las verificaciones manuales de documentos que ya se requieren para la admisión a los , brinda a los viajeros una experiencia de viaje segura y sin contacto mientras cumplen con un mandato del Congreso de registrar biométricamente la entrada y salida de ciudadanos no estadounidenses.

“CBP se complace en anunciar la expansión exitosa de la tecnología de comparación facial biométrica al puerto de entrada fronterizo terrestre más grande del país, San Ysidro, y al cruce fronterizo peatonal de Otay Mesa para asegurar y agilizar aún más la entrada a los Estados Unidos”, dijo Diane J. Sabatino, Subcomisionado Ejecutivo Asistente de Operaciones de Campo en la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. “Como parte de nuestros continuos esfuerzos de innovación en las fronteras terrestres, CBP está desarrollando una gama de procesos y servicios mejorados para los viajeros que no solo son eficientes y sin contacto, sino que proporcionan una capa adicional de y protegen la privacidad de todos los viajeros”.

San Ysidro es el cruce fronterizo terrestre más transitado del mundo, ubicado entre San Diego y . Solo en el año fiscal 2019, CBP procesó casi 40 millones de pasajeros. Aunque los viajes se redujeron debido a las restricciones de COVID 19 en el año fiscal 2020, el cruce aún recibió a más de 24 millones de viajeros el año pasado. Ubicado al este de San Ysidro, Otay Mesa es el cuarto punto de entrada más grande del país, con aproximadamente 16 millones de viajeros que cruzaron la frontera en 2019 y 10 millones el año pasado.

Llegada simplificada solo utiliza el proceso de comparación facial biométrica en un momento y lugar donde los viajeros ya están obligados por ley a verificar su identidad presentando un documento de viaje. Cuando un viajero llega a los carriles peatonales o se somete al procesamiento de la I-94 en San Ysidro u Otay Mesa, se detendrá para tomar una foto en el punto de inspección principal. Un oficial de la CBP revisará y consultará el documento de viaje, que recuperará el pasaporte del viajero o la foto de la visa de las existencias del gobierno. La nueva foto del viajero se comparará con la foto recopilada anteriormente.

El proceso de comparación facial solo toma unos segundos y tiene una precisión de más del 97 por ciento. Además, los viajeros extranjeros que hayan viajado a los EE. UU. con anterioridad ya no necesitarán proporcionar huellas dactilares, ya que su identidad se confirmará a través del proceso de comparación facial sin contacto.

Llegada simplificada combina uno de los algoritmos de comparación facial mejor clasificados de la industria (según lo evaluado por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología) con oficiales  de CBP  capacitados para verificar la autenticidad de los documentos de viaje. Si un viajero no coincide con una foto registrada mediante el proceso de llegada simplificada, el viajero pasará por el proceso de inspección tradicional de acuerdo con los requisitos existentes para ingresar a los Estados Unidos.

Los viajeros estadounidenses y los ciudadanos extranjeros que no estén obligados a proporcionar datos biométricos y deseen excluirse del nuevo proceso biométrico pueden notificar a un oficial de CBP cuando se acerquen al punto de inspección principal. Estos viajeros deberán presentar un documento de viaje válido para la inspección de un oficial de CBP y serán procesados ​​de acuerdo con los requisitos existentes para la admisión a los Estados Unidos.

CBP está comprometido con sus obligaciones de privacidad y ha tomado medidas para salvaguardar la privacidad de todos los viajeros. CBP ha empleado fuertes salvaguardas de seguridad técnica y ha limitado la cantidad de información de identificación personal utilizada en el proceso biométrico facial. Las nuevas fotos de ciudadanos estadounidenses se eliminarán en un plazo de 12 horas. Las fotos de la mayoría de los ciudadanos extranjeros se almacenarán en un sistema seguro del Departamento de Seguridad Nacional.

Hasta la fecha, más de 59 millones de viajeros han participado en el proceso de comparación facial biométrica en los puertos de entrada aéreos, terrestres y marítimos. Desde septiembre de 2018, CBP ha aprovechado la biometría facial para evitar que más de 300 impostores ingresen ilegalmente a los Estados Unidos mediante el uso de documentos de viaje genuinos que se emitieron a otras personas.

Puede encontrar más información sobre los esfuerzos de CBP para asegurar y optimizar los viajes a través de la biometría facial aquí.