Se ha escuchado el “dato” que los mexicanos traen crimen a Estados Unidos pero las estadísticas de estas ciudades comprueban lo contrario.