Una joya por descubrir de Baja California, el municipio de San Quintín destaca por su variada opción de naturaleza con cientos de paraísos solitarios, microclimas para todos los gustos, buena comida y hogar de las ostionerías más grandes y bellas del país.

Esta localidad se ha posicionado principalmente en el mapa por su comunidad agrícola y pesquera (su principal actividad económica), por ende, algunos de los platillos más emblemáticos para enamorarte son los deliciosos sabores del mar, pero los ostiones son todo un descubrimiento a profundidad, ya que este molusco no se da por sí solo en cualquier condición geográfica y climática, por lo cual cada agricultor marino desarrolla técnicas para cultivarlos y mejorar realmente su sabor.

San Quintín es todo un oasis de tranquilidad, pero uno de los imperdibles para conocer esta región, sin duda es visitar una de las ostionerías o hacer una parada a disfrutar de estos manjares frescos o acompañar con ingredientes dulces, ácidos o picantes; con la versatilidad de consumirse en crudo, cocidos o asados a las brasas o gratinados con queso.

Tal como se mencionó antes este delicioso molusco pasa por un proceso de cultivo y cosecha desde cero  en cajas especiales de las ostionerías ubicadas en la costa del hermoso Océano Pacifico, por tal razón todo su proceso de desarrollo es monitoreado y asegura que siempre serán los más frescos del país, con calidad y sabor gourmet únicos ya que las técnicas de creación siguen perfeccionándose.

El azul profundo del mar, el sol de costa y deliciosos ostiones recién sacados del agua serán el escenario ideal para vivir una aventura diferente, ya que esta visita no solo implica degustar este delicioso afrodisíaco, sino que conocerás de cerca el proceso artesanal  de producción que llega a tardar meses o hasta un año para finalmente  distribuirlos en grandes cantidades en todo el estado y exportados a nivel nacional  a Ciudad de México o Jalisco, e incluso internacionalmente a Estados Unidos, partes de Europa, China y Japón. Por ello esta región sobresale en la producción nacional y global.

Cabe señalar que la especie que se cultiva es el ostión japonés y el Kumamoto, ambos tienen  gran sabor y un alto valor nutritivo, ricos en vitamina B12, la cual mejora el funcionamiento nervioso de todo el cerebro, fortalece a la sangre y previene anemias que provocan cansancio; además cuenta con ácidos grasos Omega-3 el cual ayuda al funcionamiento del corazón, elimina grasa en la sangre, además de producir altas concentraciones de dopamina en el cerebro, una sustancia que influye en la sensación de placer.

De esta forma, si quieres disfrutar de una experiencia totalmente diferente te sugerimos conocer San Quintín, hoy el sexto territorio de la península de Baja California, una promesa de turismo para disfrutar de aventura inigualable, naturaleza y prodigiosos paisajes perfectos para una aventura de carretera con amigos a puntos como las ostionerías, Sierra de San Pedro Mártir, Cataviña, Valle de los cirios para disfrutar de exploración o playas ideales para hacer snorkel y kayaking como La Gringa y la Playa del Faro.

Para conocer más de San Quintín visita el sitio: SanQuintin.travel