El defensor de los derechos de los migrantes, Enrique Morones, dijo a la audiencia de la sinagoga de Tifereth Israel que Estados Unidos debería adoptar una política de inmigración que sea más coherente y más humana.

Morones, presidente fundador de Gente Unida (People United), dijo que aproximadamente 250 millones de personas en todo el mundo son migrantes indocumentados, de los cuales aproximadamente 11 millones han llegado a Estados Unidos porque buscan trabajo, huyendo de bandas criminales en sus países de origen, o escapar de los impactos del cambio climático (como la destrucción por huracanes, terremotos, sequías y otros desastres naturales).

En lugar de que la gente se dirija a la frontera de los Estados Unidos para buscar el estatus de asilo, Estados Unidos debería permitirles hacer esas solicitudes en las embajadas o consulados estadounidenses en sus países de origen, dijo Morones en una reunión patrocinada por el Club de Hombres de la Sinagoga de Tifereth Israel el domingo  14 de noviembre, por la noche.  

Dijo que existe una confusión considerable entre los ciudadanos estadounidenses sobre lo que pueden hacer para ayudar a los migrantes en su búsqueda para ser admitidos en los Estados Unidos.

“Algunas personas piensan que  pueden simplemente casarse con alguien que sea ciudadano estadounidense y  convertirse en ciudadanos estadounidenses; eso ya no se aplica”, dijo. Otras personas creen que si conocen a alguien desde hace mucho tiempo, y esa persona es un gran trabajador, pueden patrocinar su admisión a los Estados Unidos ofreciéndose a ser financieramente responsables por ellos. “No funciona de esa manera”, dijo.

“Debería haber políticas de inmigración más humanas y deberíamos ser un país más acogedor”, declaró.

Morones criticó a la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, por un comentario que hizo a principios de este año mientras visitaba Guatemala. “Ella dijo con mucha frialdad ‘No vengas’ y luego comenzó a regañarlos por la corrupción”. Estados Unidos no tiene por qué regañar a ningún país, declaró. “Las políticas de Estados Unidos en esos países – el mercado de las drogas; darles las armas, tomar sus recursos naturales, hace que las personas tengan que salir de su lugar de origen. Hay aproximadamente 200 países en el mundo, Estados Unidos ni siquiera se encuentra en el 10 por ciento superior en términos de acogida de migrantes “.

En abril de 2019, recordó Morones, un hombre armado cargó contra la sinagoga de Chabad of Poway y mató a Lori Gilbert Kaye e hirió a otras tres personas. “Soy miembro de la Coalición Anti-Odio de San Diego, que tiene miembros de la ADL (Liga Anti-Difamación), el FBI (Oficina Federal de Investigaciones), el Sheriff, la Policía y otras organizaciones policiales. Por casualidad, tuvimos una reunión tres días después, estaba tan molesto por esa situación que comencé a llorar cuando tuvimos esa reunión. Dije que me iba a retirar de Border Angels (una organización que él fundó y que era reconocida por colocar botellas de agua en el desierto para evitar que los migrantes murieran de sed) y ampliar el trabajo que he estado haciendo con Gente Unida.

Dijo que la organización se centró en los esfuerzos no partidistas de Get Out the Vote hasta 2020 y después de las elecciones se centró en la difícil situación de los niños migrantes. “Todos hemos visto las caravanas, las imágenes de niños a quienes los contrabandistas poco éticos dejarán en el desierto para que se las arreglen por sí mismos, imagínense si llegara un animal salvaje. Es tan triste”. “Independientemente de su postura con el tema de la migración, los niños no tienen la culpa. No tienen nada que ver con este tema y la sociedad se juzga por cómo tratamos a nuestros niños ”.

Entre  las actividades de Gente Unida están el reunirse y entretener a los niños que han llegado hasta Tijuana, justo al sur de la frontera entre Estados Unidos y México. “Después de todo el estrés que han tenido, les das un osito de peluche, tocas algo de música y hay risas”, se maravilló. Una ayudante activa es Ari Honarvar, quien llegó a este país hace años como menor no acompañada de Irán.

Durante el período en que los menores no acompañados estuvieron alojados en el Centro de Convenciones de San Diego, hace unos meses, Gente Unida estuvo entre las organizaciones a las que se les permitió interactuar con los niños. “Ari hacía sesiones de baile con los niños. Al principio eran solo niñas (luego algunos niños también fueron alojados en el centro de convenciones) ”, relató Morones. “Al final de las sesiones, Ari reunía a todo el grupo y miraba a los ojos a cada uno y les decía: ‘Eres amado, eres especial, puedes hacer lo que quieras’, ese mensaje realmente positivo. Eso era algo que no habían escuchado mucho; fueron separados de sus familias ”.

Si bien el Centro de Convenciones de San Diego ha vuelto a su uso normal, los migrantes de América Central, Haití y otras partes del mundo todavía están hacinados en Tijuana, esperando tener la oportunidad de venir a los Estados Unidos. Además de la defensa de la inmigración, Morones, Honarvar y otros miembros de Gente Unida viajan a Tijuana para hacer todo lo posible para que la larga espera sea más llevadera.

Al final de su discurso, Morones, con una máscara requerida por la sinagoga para protegerse contra el coronavirus, vendió copias de la novela debut de Honarvar titulada A Girl Called Rumi , así como la camiseta de Gente Unida  con el lema “El amor no tiene fronteras”, en inglés y en español.