El presidente Andrés Manuel López Obrador debe tener una confianza ciega en los científicos cubanos; prueba de ello es que está dispuesto a utilizar a mexicanos como ‘conejillos de Indias’ para inmunizarlos con la vacuna cubana Abdala, aun cuando ya pesan sobre su gobierno duras advertencias en cuanto a su responsabilidad, en caso de que los menores resulten con reacciones negativas. Y es que, inexplicablemente, el gobierno lopezobradorista ha decidido desafiar a científicos, investigadores y especialistas mexicanos, desoyendo sus observaciones respecto al riesgo de vacunar a niños y niñas con un biológico que no cuenta con las certificaciones indispensables para su aprobación. “Criminal” y “demencial”, son algunos de los calificativos que han recibido las autoridades mexicanas por según se establece, estar poniendo en grave peligro a 3 millones de niños de entre 5 y 11 años de edad.

El presidente López Obrador ha apostado por la vacuna cubana contra el COVID-19, llamada Abdala. Se trata de un antídoto que ni siquiera ha sido oficialmente aprobado por la Organización Mundial de Salud (OMS), lo que ya ha levantado preocupación, advertencias y duras críticas del sector científico mexicano.

“Es absolutamente inadecuado porque no hay un solo estudio sobre esa vacuna en ese grupo de edad; cómo saben —por ejemplo— qué dosis darles”, alertó la Doctora en Medicina de HarvardLaurie Ann Ximénez-Fyvie.

“Esa vacuna ni siquiera tiene presentados los resultados de Fase 3 para ningún grupo de edad. No está autorizada en ninguna parte del mundo más que en , Venezuela, Vietnam y pues aquí en México. No está certificada por la OMS. Ni por la EMA. Ni por la FDA”.

Laurie Ann Ximénez-Fyvie

La también doctora y jefa de Laboratorio de Genética Molecular de la UNAM, advirtió sobre la irresponsabilidad del gobierno mexicano por aplicar la vacuna anti-COVID-19 que tampoco cuenta con la aprobación para uso pediátrico de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), por lo que nadie sabe qué tipo de reacciones tendrá en los infantes.

Ante esta situación, consideró que la decisión de la administración de Andrés Manuel López Obrador, de vacunar con Abdala a los menores de edad, es “criminal”.

Cabe mencionar que en diciembre de 2021 México dio el visto bueno a la , aunque ciertamente no lo hizo en forma específica para uso pediátrico.

Antes de que finalizara 2021, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) autorizó su aplicación al considerar que cumplió con los requisitos de “calidad, seguridad y eficacia”, según se expuso mediante un comunicado. México se convirtió así en uno de los primeros países en autorizar esta vacuna, no reconocida para uso de emergencia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“El biológico recibió una opinión técnica favorable de los expertos de la Comisión de Moléculas Nuevas, lo que ha despejado el camino para su uso”. La autorización de Cofepris, como autoridad reconocida por la Organización Panamericana de la Salud, abre las puertas para su introducción en otros países de la región. “Las decisiones de Cofepris son reconocidas por diversos países de la región, por lo cual las vacunas aprobadas son susceptibles de ser utilizadas en otras naciones”, señalaba el texto.

“Durante la pandemia de covid-19 se han tomado decisiones malas, pésimas y terribles que ya provocaron la muerte de más de 650 mil mexicanos. No encuentro un adjetivo para definir esta decisión. Una vacuna que no está aprobada por la OMS y que se le quiere aplicar a niños mexicanos”.

Francisco Moreno Sánchez

Indicó el doctor Francisco Moreno Sánchez.

Las críticas no solo provinieron de la Academia también el sector político se expresó:

El expresidente Vicente Fox, pidió a la ciudadanía que “no permitamos que López en sus sueños socialistas se lleve a nuestros niños con la catrina”, señaló mediante la red social Twitter.

En tanto, el expresidente Felipe Calderón criticó la decisión del gobierno de México de vacunar a 3 millones de niños de 5 a 11 años con la vacuna cubana Abdala.

“Es, otra vez, un favor económico a Cuba poniendo en riesgo la salud de los niños mexicanos. La vacuna no está aprobada, porque no es vacuna. Incalificable. Demencial”.

Felipe Calderón

Escribió en su cuenta de Twitter, en la que compartió una publicación de un doctor, quien también criticó a la vacuna.

Todas estas reacciones derivaron del anuncio realizado el pasado 6 de septiembre cuando se informó que el gobierno de México compró a Cuba 9 millones de dosis de su vacuna Abdala.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, explicó que este biológico será suministrado a 3 millones de menores debido a que el esquema de esta vacuna es de tres dosis.

“Tenemos ya el contrato con el Gobierno de Cuba y su compañía de biotecnología para la vacuna Abdala, con 9 millones de dosis. Dado que este es un esquema de tres dosis, serán suficientes para tres millones de niñas y niños”.

Hugo López-Gatell

Hay que decir que desde septiembre de 2021, el gobierno cubano comenzó a vacunar con este biológico a niños y adolescentes desde los 2 años de edad. Lotes de esta vacuna han sido enviados a VenezuelaNicaragua Vietnam para inocular a menores, pero poco se conoce de reacciones al respecto debido a la opacidad con que se manejan dichas naciones.

De lo que sí se tiene certeza es que en los últimos años el Gobierno de López Obrador se ha convertido en un férreo defensor de la isla. En más de una ocasión el presidente mexicano ha pedido que se termine con el embargo que pesa sobre la isla y ha llegado a cuestionar las protestas que reclaman más democracia y libertad en Cuba, siempre por defender al régimen castrista. Además, desde el inicio del sexenio de López Obrador México ha tendido puentes con Cuba, tanto para la participación de médicos cubanos en ayuda al combate a la pandemia como por la intención de México de extender sus programas sociales en la isla.

La aprobación, no obstante, también tiene un componente ideológico, en la medida en que México da un espaldarazo a la isla con el reconocimiento de esta vacuna. La pregunta es: ¿Qué tanto está dispuesto López Obrador a arriesgar la salud de niños y niñas mexicanos a cambio de seguir favoreciendo a un gobierno dictatorial?

*con información de medios

Twitter: @salvadorcosio1 | Correo: Opinión.salcosga@hotmail.com