Este viernes 15 de septiembre, Fernando Botero, uno de los más grandes artistas colombianos, falleció a los 91 años de edad. Botero murió en su casa, rodeado de su gente.

Hasta sus últimas semanas, el maestro siguió conservando el hábito de la pintura, con sus musas titánicas y hermosas, hasta que una neumonía lo puso de vuelta en la cama, y le complicó la salud sin remedio.

Fernando Botero le dio al arte un giro inesperado, en Colombia y a nivel internacional, y demostró con proeza que no sólo los cuerpos delgados y esbeltos que Occidente estereotipó para siempre, son dignos del arte. No: Botero utilizó formas circulares, agigantadas, mujeres tremendas, enormes y llenas de vida, de un color y una calidad que desafió todo el canon del arte.

Tras su fallecimiento, diversas personalidades lamentaron la partida del maestro, entre ellos el nuevo presidente de Colombia, Gustavo Petro.

Fernando Botero vivía en Mónaco. Ya se ha reunido con su esposa, la artista Sophia Vari, que se fue de esta vida primero que él, hace tan solo unos meses.