Cada persona asegura que es buena e insiste que hace todo lo mejor que está en sus posibilidades.  No hay una persona que en su sano estado mental diga “yo soy mala”, de hecho hay una vieja expresión que dice que todos los que viven en el infierno tenían buenas intenciones.

El ser una persona buena es más allá de querer hacer el bien, más que el querer quedar bien con los demás, y mucho más que querer tener una buena imagen, el ser bueno o hacer el bien es en si el único fin que en realidad se debe de perseguir.  Cuando ya hay algún tipo de interés, la bondad  toma otro sabor dependiendo de su intensión.  Ser una buena persona, es sin duda un trabajo que requiere mucho esfuerzo, conciencia y sobre todo, mucha dedicación.

La bondad es una acción universal que no tiene percepción selectiva. Si eres bueno y haces el bien, todos lo saben, se nota, se siente, no hay explicaciones ni excepciones.  El bien, es la cualidad y el ingrediente esencial  que sirve para vivir en armonía con uno mismo y con los demás. La bondad es un elemento básico para el auto estima, y para la felicidad.

A pesar de que uno puede tener buenas intenciones y hacer “BUENAS” acciones, no siempre se está actuando con bondad. Por ejemplo si una persona que trata divino a su abuelito, le habla todos los días y le dice que todo lo que hace es perfecto… realmente es un buen nieto…, pero que tal, si esta llamadas que este lindo nieto hace se iniciaron después de muchos años de ignorarlo y lastimarlo, o quizá comenzaron las llamadas después de que se enteró que su abuelo tiene la posibilidad de darle una buena herencia… ¡antes de saber esto nunca le llamaba!  Entonces ya no es tan buena su bondad ¿verdad?

Si el marido le regala un hermoso ramo de flores a su mujer, le da un perfume muy fino y hasta alguna jolla muy cara, después de que él tuvo un romance con otra mujer… bueno entonces la bondad solo está escondiendo o es una manipulación, por lo que el acto tan lindo deja de serlo ¿no?

Esteban insiste que es el hijo prodigio de su familia, cada acción que hace, cada palabra que dice cada pensamiento que tiene están premeditados. No le importa si sus acciones pueden destruir a su familia o si van a dañar las relaciones entre sus otros hermanos. Su necesidad de ser el mejor lo ha segado del dolor y los problemas que ha causado. Su Mamá recientemente enviudo,  su pena y enojo la han invadido. Esteban  según es el buen hijo le dice que sus hermanos y sus sobrinos no son como él. Dice él que hasta ha dejado de trabajar para atenderla, claro que no deja que nadie se le acerque y a todos lastima, miente e intimida…

¿Será tan bueno como se cree?

www.recetasparalavida.com

La receta

Para ser una buena persona

Ingredientes

  • 1 pieza de sinceridad – reconocer y diferenciar las intenciones, los deseos y la realidad
  • 1 taza de conciencia – responsabilidad de las consecuencias y las acciones
  • 2 cucharas de esfuerzo –  acciones y persistencia en buscar el bien
  • 1 cucharada de humildad y respeto – cualidades que no se buscan se dan
  • 2 cucharadas de apertura – flexibilidad para entender y ayudar
  • 1 manojo de consideración – sensibilidad para poder ver a los demás

Recomendación del chef: Una persona que busca ser buena, no puede lastimar a otros, utilizar su poder para humillar o sacar ventaja y al mismo tiempo percibirse como una persona verdaderamente bondadosa.

Como se puede ser una persona buena:

Ser bueno es una acción que se aprende y se perfecciona diariamente. El ser una persona buena es el resultado de conquistar el conflicto entre lo que se desea y lo que se debe de hacer.

Toda persona quiere hacer el bien y ser buena. Las intenciones pueden ser buenas pero a estas se les tiene que agregar responsabilidad y sensibilidad, teniendo el fin de hacer simplemente el bien, sin buscar un beneficio personal.

Hay que aprovechar todas las oportunidades que surgen para ser mejor persona. La vida está llena de simples momentos que se pueden convertir en las mejores ocasiones para pulir la personalidad y convertiste en un ser verdaderamente grandioso.

Becky Krinsky / recetasparalavida.com

La bondad surge del corazón; se hace el bien porque eso es lo correcto, no porque se busca impresionar

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.

Copyright © 2005-2015 Recetas para la vida©. Todos los Derechos Reservados

¡Ya tenemos las tarjetas, pídelas y pronto una nueva cara de nuestro sito, muy emociónate

No hay comentarios

Agregar comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, Hispanopolis se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de Hispanopolis, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorEmbracing the Reawakening of the New Americans Museum
Artículo siguienteLa Indumentaria según moda y vanidad Germanos
Prestigiosa columnista internacional en más de 10 periódicos y revistas que se publican y distribuyen desde Nueva York hasta Argentina Con su famosa columna Recetas para la Vida©. Ganadora por tres años consecutivos del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club.