El evento REB Summit Propotech 2021 dio inicio con la presentación de Carlos Jaramillo Silva, presidente de Desarrollo Económico e Industrial de Tijuana, AC (Deitac) y CEO Tijuana EDC, quien señaló que la región de CALI-BAJA (Baja California en México y California en Estados Unidos), es un punto clave para la economía de ambos países y para el desarrollo de la innovación.

Ya que a pesar de ser mayormente conocido por su mercado manufacturero, la región ha dado un giro hacia la industria tecnológica con IT (Information Technology), biotecnología y otros sectores que están siendo acelerados, debido a la pandemia por Covid-19.

“En la región compartimos más de 90 universidades, tenemos más de 80 centros de investigación, más de 35 fondos de inversión y más de 630 contract manufacturers en esta zona. De ahí que tengamos más de 76 millones invertidos en diseño en sistemas de tecnología y servicios relacionados; 3.5 millones de servicios de investigación científica y desarrollo; 3.1 millones en otros servicios profesionales científicos y técnicos; dos millones en editores de software; y dos millones en procesamiento de datos, hosting y servicios relacionados”, detalló.

Asimismo, apuntó que 50% del comercio total de la zona se ubica en las áreas de biotecnología y ciencias de la salud, por lo que, desde hace algunos años, se ha observado una tendencia hacia un mayor desarrollo de tecnología.

Situación que ha llevado a las universidades a crear diversos programas educativos y de intercambio con el país vecino del norte, “también el talento se está construyendo en la zona”.

“Nuestra fortaleza tiene que ver con esta región binacional, de intercambio bicultural y de cómo hoy se están vinculando tanto las universidades en Estados Unidos, en el área de San Diego y el Valle Imperial con las universidades de Baja California. Este vínculo de transmisión de información y cooperación entre instituciones está creando un ecosistema de innovación”.

De igual forma, comentó que Bio-Tech, al ser el cluster número uno en California, Estados Unidos, cuenta con más de tres mil empresas, de las cuales 700 están ubicadas en San Diego, con un valor de 160 billones de dólares y una generación de 668 mil empleos. Situación que presenta una gran área de oportunidad para México, ya que hay más de 100,000 puestos de ingenieros abiertos.

La concentración industrial en Tijuana se basa, principalmente en cuatro sectores, de acuerdo con Carlos Jaramillo, en el de la electrónica hay 150 empresas participando, las cuales generan 65,000 empleados; el área de dispositivos médicos son 50 empresas y 50,000 empleos. Mientras que el sector automotriz, registra 55 compañías, con 15,000 empleos; y el aeroespacial, donde existen 45 empresas,con 13,000 puestos de trabajo registrados.

“Relacionado a IT tenemos 22 clusters en tres estados, 30 centros de tecnología especializados en IT y en BPO. Según la Secretaría de Economía se han registrado 781 centros de desarrollo certificados y el valor de IT en México es de 11.3 mil millones de dólares”.

Por otro lado, mencionó que 43% de la demanda de espacios comerciales han sido absorbidos por los sectores de tecnología y ciencias de la salud, lo que significa una importante participación de compañías dentro de la región.

“En San Diego hay una transformación impresionante, lo que antes conocíamos como Horton Plaza, hoy se está reconvirtiendo en un hub de tecnología. Estamos viendo esta reconversión de espacios comerciales para atender a este tipo de industria”.

Por lo que destacó que en la ciudad de Tijuana, se contabilizan 38 proyectos comerciales activos con dos millones 130 mil pies cuadrados de oficinas de tipo AA y AAA; alrededor de cinco proyectos en construcción (370 mil pies cuadrados) y dos que están en planificación (161 mil pies cuadrados).

“Durante los siguientes años nuestro estado seguirá haciendo este proceso de reconversión y creando una estructura de innovación, sobre todo en IT, ahora que todo es digital […] Las herramientas digitales han tomado un lugar muy importante en el tema de Real Estate, sobre cómo las empresas optimizan los recursos para poder llegar a nuestros públicos, son herramientas que están aquí para quedarse”, concluyó Carlos Jaramillo.