Visitar la en Valle de Guadalupe, es una actividad que sin duda debes hacer una vez en la vida, ya que además de ser uno de los valles vinícolas más importantes del país, es una de las zonas más hermosas de México con clima similar al suroeste francés, cientos de hectáreas de olivo y vid y más de 80 bodegas, además de ser un espacio mágico para disfrutar de atardeceres y paisajes extraordinarios en la compañía de tu familia, amigos o pareja.

Además de degustar los mejores vinos del país, una de las partes más emocionantes al planear tu viaje a este punto es elegir hospedaje, ya que no sólo se trata de conocer la cultura vinícola, sino que puedes descubrir una aventura de , gozar de un encuentro con la Madre Tierra y así experimentar una de las mejores vacaciones de tu vida en un sólo lugar.Conoce los mejores spots para dormir en la Ruta del Vino de Baja California este verano

Viñedo En’kanto & Boutique Hotel

Una experiencia íntima y alejada del bullicio te espera en este sitio, se trata de un espacio de descanso con 24 acres de distancia en impresionantes paisajes de colinas circundantes y viñedos. En este lugar puedes hospedarte en una cabaña frente a los plantíos de vid y cítricos de la propiedad, en una espaciosa habitación con cama king-sized, bañera, sala con sofá cama para dos huéspedes adicionales, televisión, nevera, bar de vino y café; así como aprovechar su patio privado con chimenea y hamaca. Pero si sales con más amigos, la mejor opción es el “loft”, una casita de dos pisos con amenidades para 6 personas, que ofrece las mismas características de la cabaña antes mencionadas, más una cocina completa, comedor interior y exterior en patio privado donde puede hacer fogatas. Para completar la experiencia puedes vivir su spa y Al Forno Butcheria, una experiencia gastronómica campestre al aire libre especializado en carnes a la leña como filete, costillas, enormes brisket, borrego al horno, lechón, cabrito, Prime Rib, y Pork Belly por mencionar algunos.

LUMI

Este proyecto concentra un hotel boutique que nace de una mezcla cultural entre el ameno servicio mexicano y la filosofía finlandesa, donde es indispensable que todos los miembros de la familia pasen maravillosas vacaciones, ya que es un hospedaje realmente baby y pet friendly que personaliza cada detalle para cualquier gusto o necesidad, como pueden ser comidas con dietas especiales, cuna, utensilios infantiles o paquetes para tu mascota.

Se trata de un sueño hecho realidad ya que aprovechan los paradisíacos escenarios de Ensenada para hacer un contraste de arquitectura con cabañas estilo nórdico y comodidades típicas escandinavas como sauna finlandés, jacuzzi, bicis disponibles a toda hora y limpieza diaria. Entre otras cosas cuenta con desayuno continental de la casa con servicio a la habitación, área de fogatas y terraza amueblada en cada techo con vistas al valle y los viñedos. Además, posee un área de glamping, o camping glamuroso para experimentar la naturaleza en condiciones de lujo con una extraordinaria decoración.

Casa 8 y villas en Bruma

El corazón de esta ruta vinícola esconde un complejo conocido como Bruma, un lugar de armonía para conectar con la naturaleza y regresar a los orígenes mientras te relajas en dos paraísos de hospedaje. Uno de ellos es “Casa 8”, que como su nombre lo dice, posee ocho habitaciones y suites unidas por una casa principal en la que se comparte cocina, sala, alberca y deck llenas de diseño, maderas tenues, paleta de colores boho chic y enormes ventanales con vista directa a los viñedos para sentirte entre las uvas.

Otra gran alternativa son sus 15 villas, un proyecto de hospedaje de lujo con espacios especialmente diseñados para cambiar tu vida y tu pensamiento hacia la naturaleza. Cada villa concentra un espacio de arquitectura contemporánea inteligente y estructura similar al de una pequeña casa, en donde puedes tener privacidad para tu familia y amigos, terraza individual, cocinar y cosechar en tu propia hortaliza, caminar entre viñedos, nombrar tu propio vino y sumergirte en su lago biodinámico, además de acercarte a los vinos de su enóloga Lourdes Martínez Ojeda o pasar una velada en el restaurante multipremiado Fauna.

 Terra del Valle

Creado en 2014, se trata de un alojamiento que nace de la conciencia ecológica debido a que es un edificio 100% auto-sustentable, que busca honrar a la naturaleza que rodea al Valle. Este lugar está compuesto de materiales naturales como cal, arena y pacas de paja para las paredes, las cuales sirven como aislante térmico, que mantienen fresco el interior en verano y cálido durante el invierno. Terra Valle ofrece 5 habitaciones para dos personas dentro de la casa o cabañas exteriores. Las dos opciones poseen terraza con vistas a las montañas, una mesita para dos, hamaca, acceso a parrillas y su jardín exterior de plantas endémicas que necesitan muy poca agua; cava de la casa, alberca y jacuzzi con hermosas vistas. Con una ubicación privilegiada y cercana a diferentes viñedos, ofrecen préstamo de bicicleta a todos sus huéspedes para que puedas hacer una pequeña ruta a diferentes bodegas o dar un paseo.

Finca Tré Valle Resort

Una experiencia completa para conocer la ruta del vino te espera en este punto, ya que cuenta con viñedos donde puedes degustar sus tres etiquetas de Nebbiolo, Bella Luna y Tres de Tré; saborear una experiencia gourmet en su restaurante Matilde y dormir en la comodidad y confort de sus habitaciones estilo suite, con vista 180° a  los campos de vid de la casa, todas las comodidades de un hotel pero en un espacio de arquitectura mediterránea con balcones, pórticos, terraza abierta, jardín, espacio de alberca y fogatones para disfrutar de una velada de estrellas.

Estos sólo son algunos de los lugares para hacer tu estadía perfecta en la ruta del vino, pero las opciones para vivir este increíble paraíso son muchos, ya que cada uno cuenta con un concepto que te cautivara desde el primer instante en tu próxima aventura de verano, época en la que encontrarás los viñedos en plena floración.