Inicio Tanatología

Tanatología

Segmento No. 938

Los niños durante el proceso de duelo, 2a. parte

Miedo a ser abandonado, el principal temor de un niño.

Duración: 4:34 Minutos. Visto: 27,267 veces.

"La muerte y la pérdida en los niños"
Segunda parte
Los sentimientos de rabia y el miedo a morir o a ser abandonados pueden ser evidentes en su comportamiento. Los niños tienden a jugar a hacerse el muerto para de esa manera resolver sus temores y ansiedades. El jugar les es familiar, y por tanto es una forma segura de expresarse.

La muerte y los acontecimientos que la rodean se interpretan de diferentes formas dependiendo de la etapa de desarrollo en que se encuentre el niño.

Recién nacidos hasta los 12-14 meses no reconocen lo que es la muerte aún, los sentimientos de separación y pérdida son parte del proceso de crear una conciencia de lo que es la muerte. Los niños que han sido separados de sus mamás pueden mostrar una conducta vaga, callada, y no responden a sonrisas o arrullos. También pueden verse cambios físicos como pérdida de peso, insomnio y falta de actividad.

De 2 a 3 años de edad
Los niños de esta edad suelen confundir la muerte con el dormir y pueden sentir ansiedad a una edad muy temprana, incluso a los tres años. Como reacción pueden perder el habla y mostrar angustia generalizada.

De 3 a 6 años de edad
A esta edad los niños ven la muerte como una forma de dormir; la persona está viva pero limitada en alguna forma. Estos niños no separan completamente la muerte de la vida y pueden pensar que la persona todavía está viva, aun después de estar enterrada, y hacer preguntas sobre ella (por ejemplo, cómo come, va al baño, respira o juega). Los niños de esta edad saben que la muerte es física pero creen que es temporal, reversible y no definitiva. Su concepto de la muerte puede tener un componente de pensamiento mágico. Por ejemplo, pueden creer que un pensamiento malo suyo causó que la persona se enfermara o muriera. Los niños menores de cinco años pueden manifestar trastornos en el comer, el dormir y el control de las funciones corporales.

De 6 a 9 años de edad
Es común que los niños en esta edad empiecen a mostrar curiosidad acerca de la muerte, incluso haciendo preguntas concretas acerca de lo que le pasa al cuerpo cuando uno muere. Estos ven la muerte como si fuera una persona o un espíritu separado del individuo que falleció, por ejemplo, un esqueleto, un fantasma, un ángel de la muerte o sencillamente el coco. Los niños pueden ver la muerte como algo definitivo y que asusta, pero que le pasa más a la gente vieja (no a ellos). Los niños en esta fase pueden desarrollar fobia a la escuela, problemas de aprendizaje, comportamiento agresivo o antisocial, volverse extremadamente preocupados sobre su propia salud (por ejemplo, mostrando síntomas de enfermedades imaginarias) y aislarse de los demás. También pueden convertirse en niños sumamente apegados y dependientes de otros. Los varones típicamente manifiestan una conducta más agresiva y destructiva (por ejemplo, portándose mal en la escuela), en vez de mostrarse tristes abiertamente. Cuando los padres fallecen los niños pueden sentirse abandonados por ambos padres, tanto el que murió como el que está vivo, ya que el padre que está vivo está inmerso en su propia tristeza y no es capaz de brindarle el apoyo emocional que necesita.

A partir de los 9 años de edad en adelante, ven la muerte como algo inevitable y no como un castigo, y para los 12, suelen entender que la muerte es irreversible y que le pasa a todo el mundo.

Si tienes dudas o quieres proponer un tema al respecto, escríbenos
[email protected]


Segmentos Anteriores

Tanatología
Con: Yaël Inzunza
Como hacer para aceptar la pérdida de un ser querido.
Un programa para todos aquellos que quieran conocer más sobre esta disciplina, y de cómo nos ayuda a afrontar el proceso de muerte y el duelo que acompaña a quienes han tenido una pérdida significativa en sus vidas.

Búsqueda Rápida